Venciendo el temor con las promesas de Dios

La crisis que estamos viviendo sobre el coranavirus ha causado mucha incertidumbre y miedo. El miedo es el escenario perfecto que el enemigo utiliza para que se desarrolle en nosotros la duda y terminemos cuestionando la fidelidad y el amor de Dios hacia nosotros.

Nos preguntamos; ¿se habrá olvidado Dios de nosotros? Cuando el miedo se apodera de nosotros y nuestra fe no está bien cimentada, comenzamos a cuestionar la veracidad de las promesas de Dios.


Pero nosotros que conocemos la palabra, con la fe cimentada sobre la roca (que es Cristo), debemos derribar estos pensamientos de dudas y llevarlos a la obediencia en Cristo (2 Corintios 10:5). Debemos reconocer que le servimos a un Dios fiel y poderoso y que es precisamente en los momentos adversos que se manifiesta el poder de Dios en nuestras vidas.


Conocemos muchas historias de la biblia sobre hombres y mujeres de Dios que pasaron por momentos similares a los que estamos pasando en nuestras vidas; momentos de prueba e incertidumbre donde tuvieron temor pero decidieron confiar y creer en las promesas de Dios, y como está escrito en la palabra, vieron cumplidas cada una de sus promesas.


Si Dios abrió el Mar Rojo para que su pueblo pasara e hizo caer las murallas de Jericó; si Dios hizo cosas extraordinarias en el pasado para su pueblo; también lo hará por nosotros porque el Dios que estuvo con ellos es el mismo al que le servimos nosotros; y según cumplió cada una de sus promesas con ellos, así lo hará con nosotros.


Por eso es importante recordar todas las veces que Dios ha obrado a nuestro favor en el pasado. Esos testimonios de los milagros que ha hecho Dios en nuestras vidas son los que nos ayudarán a enfrentar los tiempos de crisis. Debemos aprovechar este tiempo de cuarentena para reflexionar y recordar esos momentos en los cuales que hemos visto la mano poderosa de Dios obrar en nuestras vidas y una vez más, ejerzamos nuestra fe y venzamos ese miedo con las promesas de Dios. Declara en fe las promesas de Dios para tu vida y la de los tuyos. Y si sientes que te falta la fe, pídele al Señor que aumente tu fe.


Durante este tiempo mi familia y yo hemos decidido buscar de Dios juntos en familia; y estoy seguro que cada uno de nosotros ha recibido respuestas a través de su palabra. Algunas de las promesas de Dios que quiero regalarte son estas:


  • Salmo 34:4 Busque al Señor, y él me respondió: me libro de todos mis temores. - Esta promesa es una garantía de que cuando buscamos a Dios, tendremos respuesta y nos dará paz en medio de cualquier proceso por el cual estemos pasando.

  • Josué 1:9 Yo te lo he ordenado: ¡Se fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas. - Dios nos ordena enfrentar esta crisis con valentía porque aunque no le veamos debemos confiar que Él está en medio de nosotros obrando.

  • Deuteronomio 3:22 No les tengas miedo, que el Señor tu Dios pelea por ti. - Debemos estar tranquilos y confiar que tenemos un Dios poderoso que pelea por nosotros.

  • Juan 16:33 Estas cosas os he hablado para que en mi tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo. - Como dice nuestro Pastor, Jesús no nos ha engañado; tendremos que vivir momentos difíciles mientras vivamos en este mundo pero debemos vivir confiados en que Él nos dará la fuerza para enfrentar esos momentos difíciles y por supuesto, recibiremos la paz que solamente Él puede ofrecernos.

  • Lamentaciones 3:23 Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad!


Hoy vivimos tiempos difíciles pero debemos confiar que Dios tiene preparado algo mejor para sus hijos mañana.

Cuando el temor se quiera apoderar de ti; atácalo con las promesas de Dios y sobretodo, recuerda el amor infinito de Dios por ti, y es por ese amor que nos tiene, que vendrá su ayuda en el momento oportuno.

Les invito a en este tiempo a continuar orando y leyendo su palabra y además, a confiar que Dios nos ama, nos protege y tiene pensamientos de bien para nosotros. Porque dice la palabra en Romanos 8:28, y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien.


No entendemos, pero confiamos que Dios tiene el control de todo y que de alguna forma, el proceso que estamos viviendo impactará de forma positiva nuestras vidas.


Dios les bendiga y paz


1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo