Dios  Toca  a  Tu  Puerta

 

"He aquí, yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él y él conmigo." Apocalipsis 3:20

Blog

ver:  todos / resumen

En Su presencia me siento seguro

Publicado el 18 Ee julio Ee 2020 a las 0:30 Comments comentarios (0)


 

Salmos 27

 

1 Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?

 

El salmista comienza este salmo con unas declaraciones poderosas que cada creyente debe hacerlas suyas. Este versículo es una herramienta poderosa que podemos usar cuando vienen los momentos de dificultad a nuestra vida.

Cuando declaramos con fe este versículo; reconocemos a Dios como único guía y salvador de nuestra vida. Además, le reconocemos como nuestro protector; Él es la fortaleza que protege nuestras vidas de los invasores que quieran hacernos daño.

 

2 Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron.

 

El salmista nos da testimonio de haber visto caer a cada uno de aquellos que trataron de hacerle daño. Como el salmista, cada uno de nosotros, hemos visto cómo Dios ha quitado del camino a aquellos que han querido hacernos mal. Creo además, que todos podemos testificar el haber visto la justicia de Dios en algún momento de nuestra vida.

 

 3 Aunque un ejército acampe contra mí, No temerá mi corazón. Aunque contra mí se levante guerra, Yo estaré confiado.

 

Este versículo nos invita a reflexionar sobre la grandeza del que pelea por nosotros. Se podrán levantar muchos contra ti para hacerte daño; pero tú tienes uno más grande que pelea por ti. La muralla que Dios ha colocado alrededor de sus hijos para protegerlos; no hay ejército que la pueda destruir.

Debemos quitar todo el miedo de nuestra mente y confiar que no estamos solos porque Dios está con nosotros en todas las batallas de nuestra vida; y si Él está de nuestro lado, podremos vencer y salir victoriosos, porque Él es más grande que cualquier ejército que podamos enfrentar.

 

4 Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo.

 

En este versículo el salmista nos enseña que en medio de lo que podamos estar viviendo, nuestro norte debe ser llegar a la presencia de Dios. Allí encontraremos todas las respuestas a nuestras inquietudes. Nuestro norte debe ser caminar en la voluntad de Dios todos días para así poder seguir viendo las manifestaciones de su poder en nuestras vidas.

 

5-6 Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal; me ocultará en lo reservado de su morada; sobre una roca me pondrá en alto. Luego levantará mi cabeza sobre mis enemigos que me rodean, y yo sacrificaré en su tabernáculo sacrificios de júbilo; cantaré y entonaré alabanzas a Jehová.

 

El mejor refugio en tiempos de crisis es ir a la presencia de Dios; es ahí donde nos sentiremos confiados. Dios nos pondrá en un sitio firme donde nos sintamos seguros, donde nada nos pueda alcanzar. La presencia de Dios es lo que te va a fortalecer para enfrentar con toda confianza las crisis o situaciones adversas que podamos estar viviendo. Sobre todo, reconocer que las victorias que obtienes son gracias a Su presencia en tu vida.


7-14 Oye, oh Jehová, mi voz con que a ti clamo. Ten misericordia de mí, y respóndeme. Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, oh Jehová. No escondas tu rostro de mí. No apartes con ira a tu siervo; mi ayuda has sido. No me dejes ni me desampares, Dios de mi salvación. Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá. Enséñame, oh Jehová, tu camino, y guíame por senda de rectitud a causa de mis enemigos. No me entregues a la voluntad de mis enemigos; porque se han levantado contra mí testigos falsos, y los que respiran crueldad. Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes. Aguarda a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón. Sí, espera a Jehová.

 

El salmista nos quiere hacer ver que tendremos en la vida momentos de dificultad en los cuales no sentiremos la presencia de Dios en nuestras vidas y que habrá momentos en los cuales clamaremos y sentiremos que no recibimos respuesta de parte de Dios. Pero también nos dice que estemos alertas en estos momentos y obedezcamos al Espíritu Santo que mora en nosotros, que nos dice que busquemos la presencia de Dios a pesar de lo que podamos estar viviendo.

Nos invita a que recordemos las veces que nos ha ayudado y que afirmemos nuestra fe en que Dios nos hará justicia. Debemos ser pacientes en el proceso y hablarle a nuestro corazón y confiar en que vendrá el oportuno socorro a nuestras vidas. Dios desea lo mejor para nosotros y Su socorro vendrá en el tiempo perfecto.

 


Por: Rudy Gordian

Dios los bendiga!

Venciendo el miedo con las promesas de Dios

Publicado el 1 Ee mayo Ee 2020 a las 1:50 Comments comentarios (2)

 

La crisis que estamos viviendo sobre el coranavirus ha causado mucha incertidumbre y miedo. El miedo es el escenario perfecto que el enemigo utiliza para que se desarrolle en nosotros la duda y terminemos cuestionando la fidelidad y el amor de Dios hacia nosotros.

Nos preguntamos; ¿se habrá olvidado Dios de nosotros? Cuando el miedo se apodera de nosotros y nuestra fe no está bien cimentada, comenzamos a cuestionar la veracidad de las promesas de Dios.

Pero nosotros que conocemos la palabra, con la fe cimentada sobre la roca (que es Cristo), debemos derribar estos pensamientos de dudas y llevarlos a la obediencia en Cristo (2 Corintios 10:5). Debemos reconocer que le servimos a un Dios fiel y poderoso y que es precisamente en los momentos adversos que se manifiesta el poder de Dios en nuestras vidas.

Conocemos muchas historias de la biblia sobre hombres y mujeres de Dios que pasaron por momentos similares a los que estamos pasando en nuestras vidas; momentos de prueba e incertidumbre donde tuvieron temor pero decidieron confiar y creer en las promesas de Dios, y como está escrito en la palabra, vieron cumplidas cada una de sus promesas.

Si Dios abrió el Mar Rojo para que su pueblo pasara e hizo caer las murallas de Jericó; si Dios hizo cosas extraordinarias en el pasado para su pueblo; también lo hará por nosotros porque el Dios que estuvo con ellos es el mismo al que le servimos nosotros; y según cumplió cada una de sus promesas con ellos así lo hará con nosotros.

Por eso es importante recordar todas las veces que Dios ha obrado a nuestro favor en el pasado. Esos testimonios de los milagros que ha hecho Dios en nuestras vidas son los que nos ayudarán a enfrentar los tiempos de crisis. Debemos aprovechar este tiempo de cuarentena para reflexionar y recordar esos momentos en los cuales que hemos visto la mano poderosa de Dios obrar en nuestras vidas y una vez más ejerzamos nuestra fe y venzamos ese miedo con las promesas de Dios. Declara en fe las promesas de Dios para tu vida y la de los tuyos. Y si sientes que te falta la fe, pídele al Señor que aumente tu fe.

Durante este tiempo mi familia y yo hemos decidido buscar de Dios juntos en familia; y estoy seguro que cada uno de nosotros ha recibido respuestas a través de su palabra. Algunas de las promesas de Dios que quiero regalarte son estas:

Salmo 34:4 Busque al Señor, y él me respondió: me libro de todos mis temores. - Esta promesa es una garantía de que cuando buscamos a Dios, tendremos respuesta y nos dará paz en medio de cualquier proceso por el cual estemos pasando.

Josué 1:9 Yo te lo he ordenado: ¡Se fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas. - Dios nos ordena enfrentar esta crisis con valentía porque aunque no le veamos debemos confiar que Él está en medio de nosotros obrando.

Deuteronomio 3:22 No les tengas miedo, que el Señor tu Dios pelea por ti. - Debemos estar tranquilos y confiar que tenemos un Dios poderoso que pelea por nosotros.

Juan 16:33 Estas cosas os he hablado para que en mi tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo. - Como dice nuestro Pastor, Jesús no nos ha engañado; tendremos que vivir momentos difíciles mientras vivamos en este mundo pero debemos vivir confiados en que Él nos dará la fuerza para enfrentar esos momentos difíciles y por supuesto, recibiremos la paz que solamente Él puede ofrecernos.

Lamentaciones 3:23 Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad! - Hoy vivimos tiempos difíciles; pero debemos confiar que Dios tiene preparado algo mejor para sus hijos mañana.

 

Cuando el temor se quiera apoderar de ti; atácalo con las promesas de Dios y sobretodo, recuerda el amor infinito de Dios por ti y es por ese amor que nos tiene, que vendrá su ayuda en el momento oportuno.

 

Les invito a en este tiempo, continuar orando y leyendo su palabra y además, a confiar que Dios nos ama, nos protege y tiene pensamientos de bien para nosotros. Porque dice la palabra en Romanos 8:28, y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien. No entendemos, pero confiamos que Dios tiene el control de todo y que de alguna forma el proceso por el cual estamos viviendo impactará de forma positiva nuestras vidas.


Dios les bendiga y paz,

Rudy Gordian

No escuches malas noticias; conéctate con las promesas de Dios

Publicado el 1 Ee mayo Ee 2020 a las 1:40 Comments comentarios (0)

 

Escuchando la prédica de mi Pastor, esta cita me voló la cabeza: No escuches malas noticias, escucha y cree las promesas de Dios.

Pero la realidad es que ante los sucesos que estamos viviendo (pandemia por coronavirus), en nuestra humanidad, sentimos miedo. El miedo se apodera de nuestros pensamientos, altera nuestras emociones y distorsiona la realidad, y según pasan los días y continuamos viendo y escuchando los números de casos positivos y de muertes (tanto aquí como en otros países), los pensamientos te traicionan y comienzas hasta sentir los síntomas.

Cuando llegan estos pensamientos, tenemos que reprenderlos, llevarlos cautivos a la obediencia en Cristo Jesús. Dios nos ha dado dominio propio para controlar nuestros pensamientos y emociones. En 2 Timoteo 1:7 dice Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Dice también que nos ha dado amor, pero no nos ha dado cualquier amor, nos ha dado de su amor y el perfecto amor del Señor echa fuera todo temor.

Entonces, en medio de los temores y de las malas noticias que te rodean, Dios quiere que veas las cosas desde una nueva perspectiva, la perspectiva de la fe, Dios quiere que nos pongamos los lentes espirituales (como dice el Pastor) y aprendamos a ver lo que estamos viviendo a través de nuestra fe en Él y en sus promesas.

Es por esto que debemos desconectarnos de los medios (noticias, periódicos, Facebook, Whatsapp) que están saturados de malas noticias; y conectarnos con las promesas de Dios. En la medida que buscamos la presencia de Dios, que dedicamos tiempo a la oración, estudiamos la palabra (para conocer sus promesas) y adoramos; nuestra fe se fortalece. Tu fe activa el poder sobrenatural de Dios, la palabra dice que conforme a tu fe será hecho.

Ser cristianos no significa que vivimos en una burbuja donde estamos exentos de problemas o situaciones, todo lo contrario; Jesús dijo, en el mundo tendréis aflicción pero confiad, yo he vencido al mundo. Si nuestro mundo fuera a ser perfecto y sin situaciones, Dios no nos hubiese dejado estas promesas; es por eso que hoy te invito a desconectarte del mundo y reconectarte con las promesas de Dios.

 

Cuando sabes en quien has creído, conoces sus promesas de cuidado y protección, cuando conoces la magnitud de su poder; no tienes de que temer y sientes paz a pesar de.

Isaías 26:3 Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera porque en ti ha confiado.

 


Bendiciones,

Noemí Zoé

Advertencia por pecar deliberadamente

Publicado el 16 Ee octubre Ee 2016 a las 0:55 Comments comentarios (4)


Hebreos 10:26-27 Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.

 

Pablo advierte sobre el peligro de los que persisten en vivir en pecado. El texto no nos dice que si pecamos, dice que si pecamos voluntariamente y en algunas versiones dice: intencionalmente y a propósito, lo que significa que es algo que hacemos conscientes y porque queremos hacerlo.

Como dice en Mateo 7:21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo.

 

No todo el que dice ser cristiano entrará en el reino de los cielos sino todo aquel que en verdad que reconozca a Cristo como su Salvador y viva conforme a la voluntad de Dios. Lo que me hace pensar en cuántas personas visitan la iglesia, dicen llamarse cristianos, pero con sus acciones dicen lo contrario y de esa forma restan valor al sacrificio de Jesús. Iglesia, tenga cuidado de no caer en esto, no vacile con esto, la palabra es clara; y la paga para los que persisten en vivir en pecado por atentar y convertirse en un adversario de Dios es juicio y muerte y este castigo va más allá de morir físicamente.

Dice la palabra en Mateo 15:8-9 Este pueblo de labios me honra; Más su corazón está lejos de mí.

Vienes a la iglesia, alabas y oras, escuchas la palabra y cuando regresas a tu casa o a tu trabajo comienzas a hacer cosas que sabes no le agradan a Dios; si esto se ha convertido en un hábito, déjame decirte que estás en un grave peligro.

Iglesia, todos los que estamos aquí presentes y me incluyo, pecamos. Dice la palabra en Romanos 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios. No hay nadie que pueda decir lo contrario; mientras vivamos en este mundo y estemos en este cuerpo natural, estaremos expuestos al pecado. Pero gloria a Dios por el sacrificio de Jesús, que si pecamos y nos arrepentimos, la misericordia de Dios nos cubre y somos perdonados.

Cuando aceptamos el sacrificio de Jesús y lo declaramos como Señor de nuestra vida tiene que haber un nuevo nacimiento lo que implica renovación de pensamiento y cambio de conductas. La palabra dice, “por sus frutos los conoceréis”.

Pecamos todo el tiempo pues pecamos de pensamiento, palabra, obra y omisión, el problema está en cuando pecar se vuelve un estilo de vida. Pablo nos hace una advertencia sobre las consecuencias de pecar deliberadamente; teniendo pleno conocimiento de lo que está bien y está mal; simplemente no podemos abusar de la misericordia de Dios y caer en el error de cometer el mismo pecado sucesivamente pensando que Dios le va a perdonar el mismo pecado todas las veces que usted le da la gana.

En 2 Pedro 2:20-22 dice Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

Cristo sacó el pecado de nuestro ser interior y nos lavó con su sangre para ir a la presencia de Dios; pero si después de haberlo conocido te vuelves atrás, tu condición es peor, ya que teniendo conocimiento o conciencia de la verdad decidiste darle la espalda; y se describe a estas personas despectivamente como un animal que no tiene conciencia de pecado; el perro que vuelve a comerse su propio vómito y la puerca que después de lavarse vuelve revocarse en el fango.

Iglesia no juguemos con la misericordia de Dios; no caigamos en la conducta donde llega el momento que nuestra conciencia se cauteriza; y es cuando el Espíritu se contrista y no va a haber convencimiento de pecado. Es en este momento cuando hacemos caso omiso a las instrucciones que recibimos del GPS del Espíritu Santo. No permita que el Espíritu Santo se apague en usted.

Cuando naces de nuevo; Dios te da el poder y la fuerza para sostenerte todos los días; Dios te ayuda a perseverar; viene la tentación pero Dios juntamente te ofrece la salida; no digas que Dios no te ayuda; Dios está ahí listo para ayudarte y socorrerte; Dios no pone cargas que nosotros no podamos llevar; El diablo viene y te tienta pero Dios te dio el poder para que tú y yo soportemos la tentación y salgamos de ella.

Jesús nos abrió el camino, nos hizo la vida más fácil; no desprecie su sacrifico y aproveche la oportunidad de vida que nos ofrece. Iglesia, en Juan 3:16 dice: Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Dios quiere que todo el mundo se salve; reflexione en su conducta; y preséntese delante del Señor esta noche; y como dice la palabra “al corazón contrito y humillado no despreciaras tú, oh Dios”; preséntese delante del Señor con el corazón desnudo; humille su corazón y reconozca que ha fallado; pídale fortaleza para enfrentar sus debilidades y para que sea transformado en un nuevo ser; Dios va a reconocer si su arrepentimiento es verdadero y su misericordia vendrá sobre usted.

Dios les bendiga


Por: Rudy Gordian

 





No dejando de congregarnos

Publicado el 16 Ee octubre Ee 2016 a las 0:45 Comments comentarios (3)



Hebreos 10:24-25 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Ya somos hermanos en Cristo; nos hemos convertido en una familia y como familia que somos debemos preocuparnos los unos por los otros; a pesar de las diferencias que podamos tener. Todos somos parte de un cuerpo y debemos estimular el amor que nos une en Cristo y comenzar a preocuparnos los unos por los otros; y estimularnos a hacer el bien a los demás, con esto desarrollamos lo que Jesús no llama a hacer que es servir.

Además como un cuerpo que somos, debemos permanecer juntos y no dejar de congregarnos; Dios no desea que nadie se pierda pero cuando dejas de congregarte quedas expuesto y en peligro de comenzar a alejarte de las promesas de EL y posiblemente no estarás preparado cuando el Señor venga a buscar su Iglesia.

Muchas veces venir a la iglesia se convierte en una rutina que para algunos representa una carga, o una imposición, o atravesamos situaciones que nos desaniman y dejamos de congregarnos.

Iglesia, congregarnos, venir a la iglesia, es algo que debemos hacer no solo por obediencia a su palabra sino que debemos hacerlo con gozo sin importar las circunstancias. Tal vez te sientes desanimado o te faltan fuerzas para seguir, yo te aseguro que si decides llegar a la iglesia serás ministrado a través de una palabra, de una canción, de una oración o de un abrazo y recibirás una inyección de fe que te ayudará a sobrellevar las situaciones que se te puedan presentar durante la semana.

Dios les bendiga

Por: Rudy Gordian


Somos salvos a través de Cristo

Publicado el 15 Ee octubre Ee 2016 a las 23:15 Comments comentarios (0)


A través de los capítulos anteriores vemos que el pueblo de los hebreos a pesar de tener conocimiento del sacrificio de Cristo, insistía en continuar con la tradición de ofrecer sacrificios por los pecados. Pablo utiliza esta carta para explicarles por qué ya no era necesario los sacrificios si finalmente aceptaban a Jesús, y demuestra en esta carta cómo Cristo mejora y supera al viejo pacto.

Vayamos a Hebreos 10:11-23

11 Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; 12 pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios, 13 de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies; 14 porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.

Los hebreos debían entender que la sangre de ningún animal ofrecido en sacrificio tenía el poder de limpiar los pecados; solo la sangre de Cristo, el cordero sin mancha, tenía el poder de limpiarlos de pecados y abrirles la puerta a la presencia de Dios. El problema principal de los hebreos era que el aceptar a Jesús podía conllevar que los sacaran de los templos, los encarcelaran y torturaran, y por esto preferían continuar con los ritos de la ley y no arriesgar su vidas teniendo pleno conocimiento de que como consecuencia estaban arriesgando la vida eterna, al no aceptar a Jesús.

Era necesario para los judíos que se arriesgaran y decidieran aceptar a Jesús; No solamente para los judíos era necesario arriesgarse; es necesario también para nosotros.

Iglesia, Yo me pregunto: ¿Qué nos puede impedir en nuestra época aceptar a Jesús?  Contrario a los hebreos, y gracias a la democracia en que vivimos, podemos escoger libremente lo que creemos y no somos condenados por ello. Nuestro mayor problema en nuestra época al aceptar a Jesús; es que puede conllevar el rechazo y la burla de tus amistades, de tus compañeros y hasta de tu familia; y esto causa temor en nosotros y muchas veces nos impide tomar una decisión.

Iglesia, Debemos entender que Jesús vino al mundo para facilitarnos la vida; que cuando crees en Jesús;  Él se convierte en tu defensor ante todos los que te quieran hacer daño; que la burla o el rechazo que puedas recibir no tiene comparación con la vida eterna que vas a recibir; tú decides si aceptas o no su sacrificio. Atrévete a aceptar el sacrificio de Cristo y no tengas miedo ni te avergüences de ser cristiano.

15 Y nos atestigua lo mismo el Espíritu Santo; porque después de haber dicho: 16 Este es el pacto que haré con ellos Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, Y en sus mentes las escribiré, 17 añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.

¡¡Aleluya!! ¡¡Gracias Dios!! Porque tu amor es infinito y tu perdón es para siempre.

Yo no sé si alguno de ustedes ha tenido el privilegio de escuchar la voz audible de Dios, en mi carácter personal no ha sido así, pero por estos versículos puedo entender que cuando la palabra nos dice que “Pondré mis leyes en sus corazones, Y en sus mentes las escribiré”, es ese chip que nos insertan cuando aceptamos a Jesús como nuestro Salvador; la voz del Espíritu Santo diciéndonos qué debemos hacer, qué está bien y qué está mal o cual dirección debemos tomar.

Jesús depositó en nosotros el Espíritu Santo para guiarnos a toda verdad, para redargüirnos, para decirnos este es el camino correcto que debes seguir; pero desafortunadamente sabiendo el camino correcto, tomamos el camino incorrecto y no hacemos caso a sus instrucciones. Yo comparo al Espíritu Santo con un GPS. El Espíritu Santo es un GPS; Alguien sabe lo que es un GPS??

Un GPS es un dispositivo que ubica tu posición exacta en dondequiera que te encuentres y mediante este usted puede llegar del punto donde se encuentre a cualquier otro punto donde quiera llegar. Este dispositivo le dice exactamente la ruta que debe seguir, y si por alguna razón tomó la ruta incorrecta, este le va a redirigir una nueva ruta. Inclusive tiene modo audible que hasta le habla y le dice por ejemplo, a 500 metros doble a la derecha y finalmente le indica cuando usted ha llegado a su destino. Qué fácil es llegar a los sitios usando un GPS.

Así mismo trabaja el GPS del Espíritu Santo, está programado con la ruta más corta y directa para llegar a Cristo y siempre que te desvíes del camino; te va a mostrar otra ruta; va nuevamente a redirigir tu ruta para llegar a Jesús.

En Juan 16:13 dice: Y cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; pues no hablará por sí solo, sino que hablará todo lo que oiga y os hará saber las cosas que han de venir.

Iglesia hazle caso al poder del Espíritu Santo que fue depositado en ti; él conoce lo que es mejor para ti y te va a llevar a un lugar de bendición. Eres tú el que va manejando y decides si seguir sus instrucciones o no; es tu decisión.

18 Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado.19 Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, 20 por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,

Pablo les dice a los hebreos y a nosotros; el pago por el pecado ya fue hecho y no es necesario más sacrificios; el viejo pacto expiró y ya todos tenemos la libertad de entrar a la presencia de Dios con plena seguridad y sin ningún temor. Porque aun siendo imperfectos, la sangre de Cristo nos limpia de todo pecado y nos hace perfectos delante de Padre. Iglesia, Dios se acercó a nosotros enviándonos a Cristo; si tú eres cristiano que reconoces que el sacrificio perfecto de Cristo quitó el pecado de nosotros, debes entender que tenemos acceso libre para acercarnos a Dios con toda confianza.

Ahora bien; ¿Por dónde vamos a ir? ¿Cuál es el Camino? Por el camino nuevo que es Jesús; y dicho camino fue abierto al El morir en la cruz. Jesús nos abrió un camino nuevo, libre y directo para obtener la salvación y la vida eterna; Jesús mismo nos dice en la palabra: Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre si no es por mí. Jesús se entregó como sacrificio vivo para que tú y yo tengamos vida eterna.

21 y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, 22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

Pablo describe a Cristo como un gran sacerdote  y quiere que el pueblo entienda y y reconozca que Cristo era superior a cualquiera de los hombres del antiguo testamento; y que este no había entrado al tabernáculo hecho por el hombre, sino que había entrado al mismo cielo; que finalmente tenían un gran sumo sacerdote; un mediador con un nuevo pacto que había abierto el acceso directo al Padre. Jesús entró al cielo para presentarse como sacrificio por nosotros; y permanece allí sentado a la diestra del Padre como nuestro abogado defensor.

En 1Juan 2:1 dice  Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis. Y si alguno peca, abogado tenemos delante del Padre, a Jesucristo el justo.

Ya tenemos un abogado defensor en los cielos; ahora ¿Cómo debemos acercarnos a Dios? Sin ningún temor y teniendo plena confianza de que Jesús abrió el camino; podemos acercarnos al Padre con un corazón sincero, reconociendo tus debilidades, sin dudar y creyendo, con una fe absoluta en Cristo; con un corazón limpio de hipocresía (recuerde que Dios conoce todos sus pensamientos) y reconociendo que Cristo nos limpió con agua pura para entrar en la presencia del Padre.

Debemos por esto estar claros que no hay nada que podamos nosotros hacer para ser libre de nuestros pecados y alcanzar nuestra salvación; solo reconocer el sacrificio que hizo Jesús y depositar nuestra fe en Él.

Por eso cuando reconocemos que solo Él tiene el poder y la autoridad dada por el Padre, entendemos su sacrificio, nos arrepentimos sinceramente y creemos con toda nuestra mente y corazón que solo a través de su muerte alcanzamos el perdón de nuestros pecados, podemos reconocerlo como el sumo gran sacerdote de nuestra vida.

23 Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.

Pablo nos invita a ser cristianos firmes; firmes en lo que hemos creído, nos dice que no seamos inconstantes, que no nos dejemos llevar por vientos contrarios que nos hagan cuestionar la fidelidad y las promesas de Dios. Mantenernos firme en nuestra fe nos lleva a vivir una vida de obediencia y no de sacrificios, a cumplir con el mandamiento que nos dio Jesús de amar a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos, por lo que tendremos misericordia por otros y haremos buenas obras como producto de nuestra fe.

Qué difícil es mantenerse firme. Para usted poder mantenerse firme necesita ayuda, y el único que se la puede dar en Jesús; en 2 Samuel 22:2 dice Jehová es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador.

Van a venir situaciones que van a querer desviarnos de lo que hemos creído; pero cuando nuestra fe está bien cimentada sobre la roca no hay nada que nos haga dudar de que a pesar de la situación que pueda estar pasando en mi vida; tengo plena confianza en la fidelidad de las promesas de Cristo y que todo obrará para bien.

Dios te bendiga

Por: Rudy Gordian

Dios es mi Defensor

Publicado el 19 Ee julio Ee 2014 a las 1:40 Comments comentarios (6)


Muchas veces me pregunto Señor, ¿por qué la vida es tan difícil?; ¿Por qué tantos problemas? Enfrentamos un problema tras otro; y parece que la magnitud de estos incrementase constantemente y nos preguntamos; ¿Cuándo van a acabar tantos problemas? En realidad; ¿Dios está conmigo? Me parece que algún momento muchos de nosotros nos hemos hecho estas preguntas.

En muchas partes de La Biblia podemos encontrar respuestas a estas preguntas pero esta noche vamos a ir particularmente al Salmo 46; y vamos a ver cómo Dios a través de este Salmo nos responde a estas preguntas.

Salmo 46

46:1 Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

46:2 Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar;

46:3 Aunque bramen y se turben sus aguas, Y tiemblen los montes a causa de su braveza.

46:4 Del río sus corrientes alegran la ciudad de Dios, El santuario de las moradas del Altísimo.

46:5 Dios está en medio de ella; no será conmovida. Dios la ayudará al clarear la mañana.

46:6 Bramaron las naciones, titubearon los reinos; Dio él su voz, se derritió la tierra.

46:7 Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob.

46:8 Venid, ved las obras de Jehová, Que ha puesto asolamientos en la tierra.

46:9 Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra. Que quiebra el arco, corta la lanza, Y quema los carros en el fuego.

46:10 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.

46:11 Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob.

 

Amén!!!!!

 

El salmista comienza con una declaración poderosa:

 

46:1 Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

¡¡¡DIOS ES NUESTRO AMPARO Y FORTALEZA, NUESTRO PRONTO AUXILIO EN LAS TRIBULACIONES!!! AMEN!!

¿¿Cuántos lo creen?? ¿¿Cuántos de verdad lo sienten en su corazón y creen esta palabra??

El salmista primeramente nos dice: Dios es nuestro amparo; que significa refugio, y un refugio es un lugar que nos brinda protección. También nos dice que Dios es nuestra fortaleza, y fortaleza significa la capacidad de soportar los problemas y adversidades.

Continúa diciendo que es nuestro pronto auxilio en las tribulaciones; es nuestra pronta ayuda en medio de nuestra aflicción. Por lo tanto, el salmista está declarando que estamos bajo la protección de Dios, y que Dios es el único que nos va a ayudar y nos va a sostener en medio de nuestra angustia; y debemos creer que solamente Él nos va a dar paz en medio de la tormenta.

Iglesia, es bien importante que entendamos lo que significa pronto auxilio; no se confunda!!

Cuando dice pronto auxilio; para nosotros puede parecer tarde, Pero El Oportuno Socorro De Dios Va A Llegar En El Momento Que Tiene Que Llegar, en el momento que está establecido dentro de su plan, que puede ser en 1 semana o en 2 meses o en 1 año, y no cuando nosotros queremos que llegue, Pero Debemos Estar Confiados En Que Su Ayuda Llegará

Y sobre todo, debemos entender que el tiempo que pasamos en la tormenta son procesos para afirmar nuestra fe y crecer.

Reconocemos que hay situaciones que nos causan confusión; pero es en esos momentos donde nos sentimos débiles e impotentes frente a las luchas de la vida, donde nuestra fe está siendo probada, que tenemos que poner nuestra mirada en Dios y no en las circunstancias, y declarar:

DIOS ES NUESTRO AMPARO Y FORTALEZA, NUESTRO PRONTO AUXILIO EN LAS TRIBULACIONES.

 

46:2,3 Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar; Aunque bramen y se turben sus aguas, Y tiemblen los montes a causa de su braveza.

 

Iglesia, hay situaciones en las que sentimos que estamos siendo estremecidos como en un terremoto, que el mundo se nos viene abajo, y cuando pensamos que ya va a pasar… llega el tsunami nos arropa y nos arrastra.

 

Porque humanamente, frente a las circunstancias difíciles que nos presenta la vida, dudamos, sentimos miedo y nos paralizamos.

Y es interesante cómo en estos dos versículos, el salmista nos presenta eventos catastróficos que pudieran poner en duda la confianza de cualquier ser humano de sobrevivir a estos.

El salmista nos dice: si ya tenemos un refugio una fortaleza impenetrable que es DIOS, y habiendo reconocido que Dios es nuestro refugio; ¿por qué habré de temer?

Aunque hayan cambios; y todo a mi alrededor esté siendo removido, aunque la angustia me provoque tanto dolor que sienta que me esté atravesando el corazón. Aunque el problema esté creciendo y se haya convertido en una tempestad que ruja con intensidad, NO TEMERÉ.

Simplemente; no debemos temer porque tenemos a DIOS…

Y en las peores circunstancias de la vida, Debemos reconocer el gran poder de Dios.

Reconocer su poder nos va a dar seguridad en los momentos de crisis en nuestra vida. Aunque sientas que se te esté cayendo el mundo encima, Dios a través de esta palabra te dice, No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Que el miedo no te paralice, No dudes, no permitas que el miedo esté por encima de tu fe.

 

No importa cuán difícil sea la situación, Dios nos invita a poner en práctica nuestra fe y declarar que aunque todavía no vemos nada, y aquello que estemos esperando no haya sucedido, Dios está en control.

 

46:4,5 Del río sus corrientes alegran la ciudad de Dios, El santuario de las moradas del Altísimo. Dios está en medio de ella; no será conmovida. Dios la ayudará al clarear la mañana.

 

Yo siento que el salmista nos quiere dejar saber que hay un fluir de promesas, un fluir de bendiciones, que alegran a la ciudad de Dios, a su Iglesia, que es su santuario y su morada;

Tenemos la garantía de que esas promesas son inmutables y que cuando finalmente pase la tormenta, veremos cómo son cumplidas.

El salmista nos dice que Dios está en medio de su Iglesia, Que entendamos que Dios está en el asunto por más tormentoso que sea; en Isaías 12:6 dice Demos gritos de alegría, habitantes de Jerusalén, porque en medio de nosotros está el Dios único y perfecto, con toda su grandeza.

En tiempos difíciles, fácilmente nos desanimamos y nos alejamos de Dios pero es en ese momento donde debemos permanecer más cerca de él, en comunión, buscando su presencia.

Porque Su presencia es la clave para tener gozo y paz, en medio de las luchas y las crisis de la vida.

Nuestro trabajo es orar, adorar y confiar, mientras Dios soluciona aquello que nos causa ansiedad, y lo hará a Su tiempo y a Su manera.

Iglesia, aunque a nosotros no nos parezca, aunque haya momentos en que no lo podamos sentir, Dios está allí. ¡¡Solo tienes que clamar por ayuda!!

 

Porque la palabra dice que El Señor está cerca de los que lo invocan, y cumple los deseos de los que lo honran; cuando le piden ayuda, los oye y los salva. ¡Amén!

Iglesia, Dios está cerca de nosotros, para socorrernos y presto para ayudarnos. ¡Aleluya!

Por eso solo nos queda confiar y esperar en El, pero mientras lo hacemos, levantemos adoración y alabanza, porque no importa lo que esté sucediendo, él es digno de nuestra adoración.

A través de esta palabra, el salmista nos da a entender que habrá momentos de oscuridad lo que provocará en nosotros temor, dudas e inseguridad pero debemos tener la certeza que pronto llegará la provisión de Dios. ¡Amén!

Así que como dice la canción, la tristeza puede durar toda la noche pero la alegría del Señor viene al amanecer. Amén!!

Con la mañana llegará ese fluir de bendiciones que emana de Dios como un río, para su pueblo que somos nosotros. ¡Aleluya!

46:6,7 Bramaron las naciones, titubearon los reinos; Dio él su voz, se derritió la tierra. Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob.

 

Recuerda siempre; que no estás solo, el Dios de Jacob, el Dios de Moisés, el Gran Yo Soy, está contigo como poderoso gigante, no debes temer, porque Dios pelea por ti y Él es mayor que cualquier tribulación y lucha que tengas que enfrentar. Frente a él, la tierra tiembla y el enemigo retrocede.

Dios puede manifestar su poder y soberanía por medio del poder de su voz, que es su palabra.

 

Nosotros tenemos la Biblia que es la palabra escrita de Dios, lo que significa que tenemos el poder de su palabra para vencer los pensamientos que nos causan temor y que nos hacen sentir impotentes y derrotados.

 

Ante la adversidad, declara la palabra de Dios!! porque como dice la canción, por su palabra todo acaba y vuelve a empezar. Por la palabra, Dios creó el mundo, por la palabra Jesús enmudeció la tormenta, por la palabra Jesús sanó enfermos y echó fuera demonios, pero sobre todo, por la palabra Jesús enfrentó a Satanás en el desierto y lo venció.

 

46:8,9 Venid, ved las obras de Jehová, Que ha puesto asolamientos en la tierra. Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra. Que quiebra el arco, corta la lanza, Y quema los carros en el fuego.

 

En estos dos versículos el salmista hace referencia y echa una mirada atrás; a los eventos sobrenaturales sucedidos en el pasado, donde se manifestó el inmenso poder de Dios a favor de su pueblo. Y nos recuerda que ese Dios que se manifestó en aquel momento, es el mismo Dios que está en medio de nosotros.

 

Recuerda la obra de Dios en tu vida, cómo antes te ha ayudado a ti y a los tuyos, recuerda de dónde te sacó, cómo te restauró y te levantó.

 

Estudia la Biblia, y encontrarás muchos ejemplos de cómo Dios ayudó a sus hijos en medio de situaciones difíciles, cuando creyeron que todo estaba perdido; Dios abrió el mar para que el pueblo de Israel cruzara, y el ejército del Faraón que los mantuvo esclavos por tantos años, y venía detrás de ellos, pereció. Dios alimentó a su pueblo en el desierto, enviaba maná del cielo para que no pasaran hambre. Así mismo, cuando Daniel fue echado al foso de los leones, vivió porque Dios cerró la boca de los leones, y cuando Sadrac, Mesac y Abed-nego fueron echados al horno de fuego, Dios envió un ángel para que los protegiera y no fueron consumidos por el fuego, pero los que los echaron allí sí.

 

¡¡ Ese es el Dios al que nosotros le servimos!! ¡¡Aleluya!!

 

Estos testimonios del poder de Dios te servirán de estímulo cuando tu ánimo esté decayendo y te alentarán a seguir esperando confiado, en que el oportuno socorro de Dios llegará.

 

En Isaías 54:17 dice: Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio.

 

Así que hermanos, por qué vamos a temer?

Si por peor que veamos el escenario, tenemos un poderoso defensor parado entre nosotros y el enemigo; y le dice: “Si quieres meterte con mi hijo, tendrás que vértelas conmigo primero”. ¡¡¡Aleluya!!!

 

46:10,11 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob.

 

Cuando comencé a trabajar con la predica vino a mi mente una situación que tuve en mi trabajo hace poco más de un mes donde me calumniaron, mintieron y me culparon de algo que no hice. Me dio mucho coraje que para justificar su negligencia frente a un cliente importante, se valieran de que yo estuve ausente y dijeran que no cumplí con mi trabajo; lo que no era cierto.

La falta de ética y profesionalismo me indignó, por lo que llamé al presidente de la compañía en varias ocasiones, pero no logré hablar con él, solo me envió un mensaje diciendo: no te preocupes, yo sé.

Por un momento me calmé, pero comienzan a llegar pensamientos a mi mente diciendo: ¿tú de verdad vas a permitir que digan eso de ti? ¿Tú vas a permitir que para que otros queden bien te hagan quedar a ti como irresponsable?

 

Y claro, no faltó el compañero de trabajo que fue a contribuir, echándole leña al fuego porque saben que soy muy impulsiva y que no soy de las que me quedo callada. E inmediatamente comencé a maquinar cómo iba a interrumpir esa reunión y decirle mil cosas a la persona que me había calumniado.

Pasé una noche horrible, desperté agitada en varias ocasiones pero como dice en el versículo anterior, Al Aclarar La Mañana Llega La Ayuda De Dios, ¡¡Amén, aleluya!!

 

Entonces llegó a mi mente ese río de promesas que están escritas en la Biblia. Llegué a mi trabajo, la puerta de mi oficina es francesa y en cada uno de los cristales comencé a colocar papelitos con la palabra de Dios.

 

2 Crónicas 20:17 En este caso, ustedes no tienen por qué pelear. Simplemente quédense quietos, y contemplen cómo el Señor los va a salvar. Judá y Jerusalén, no tengan miedo ni se desanimen.

Romanos 10:11 Dios no deja en vergüenza a los que confían en él

Salmo 37:6 Exhibirá tu justicia como la luz, Y tu derecho como el mediodía

Isaías 41:11 Todos los que se enojan contra ti quedarán avergonzados y confundidos; los que contienden contigo perecerán, y serán como nada.

Romanos 8:31 Si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros?

Y de repente, llega a mi mente: Isaías 26:3 Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Amén!!!

Y así mismo fue, esa ansiedad, esa presión en el pecho fue bajando de intensidad hasta que se fue por completo y pude sentir paz, esa paz que sobrepasa todo entendimiento.

Iglesia, Cuando te sientas acorralado, sin salida, No cedas terreno a la ira, al enojo o la venganza. No cedas ante la estrategia del enemigo ni tampoco trates de arreglar las cosas por tus propias fuerzas o por tus medios. En lugar de dejarnos vencer por las emociones, debemos estar quietos y confiar en Aquél que puede hacer que todo obre para nuestro bien.

En Aquel Que Es Tu Refugio, Tu Fortaleza, Tu Pronto Auxilio, El Que Nunca Te Abandona, Sobre Todo En Los Momentos Más Críticos De Tu Vida.

Dios es justo, el cliente envió una comunicación con evidencia que sustenta que fue un error técnico (métodos, procedimiento) o sea, nada que ver conmigo o con mis responsabilidades. Pero esta comunicación llegó como dos semanas después. ¿Ustedes se imaginan si yo hubiese estado todos esos días peleando, discutiendo, perdiendo tiempo y esfuerzo en algo que al final solamente me desgastaba a mí? Porque la otra persona estaba muy tranquila, hasta que llego la carta, claro está.

¡¡¡Dios me hizo justicia y no me dejó en vergüenza!!!

Pero tuve que aprender a estar quieta y esperar en El y no solo eso, pude darle testimonio a mis compañeros de que ya no tengo por qué defenderme de las injusticias, ellos pudieron ver que yo no tengo que hacer nada, porque le sirvo a un Dios justo que pelea por mí.

Recuerda que la gloria es de Dios siempre, cuando estés atravesando dificultades, muchas veces el escenario va a empeorar, para que no haya duda de que por tu esfuerzo no lo podrías haber logrado, Que Solo La Mano De Dios, Moviéndose A Tu Favor Te Librará Del Ataque Del Enemigo.

Entonces Todos Verán Que No Estás Solo, Que El Dios De Los Ejércitos Está Contigo Como Poderoso Gigante. Tu Victoria Será Para Honra Y Gloria De Su Nombre. Amén!!!

IGLESIA, HOY DIOS TE ESTÁ DICIENDO: DESCANSA, YO SOY TU DEFENSOR, TEN PAZ.

Cuando descansas y confías en Su poder y soberanía, vences el temor, la ansiedad y la preocupación que te roban tu paz interior. Permanece quieto, Dios no necesita ayuda.

En momentos de frustración, corremos el riesgo de tomar decisiones impulsivas que podrían afectar el resto de nuestra vida; muchas veces tratando de ayudar a Dios, entorpecemos los planes que él tiene para nosotros, que siempre son mejores que los nuestros. Él sabe lo que hace y cuándo tiene que hacerlo. No tomes la justicia por tus propias manos, deja que sea Dios quien se encargue de hacerlo todo. Declara la palabra y alaba mientras esperas su justicia.

En Aquel Que Es Tu Refugio, Tu Fortaleza, Tu Pronto Auxilio, El Que Nunca Te Abandona, Sobre Todo En Los Momentos Más Críticos De Tu Vida.


 

Por: Noemí Zoé Rodríguez

Hombre de Dios

Publicado el 18 Ee julio Ee 2014 a las 2:05 Comments comentarios (3)




1Timoteo 6:11,12 Pero tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la perseverancia, la mansedumbre. Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna, a la cual fuiste llamado y confesaste la buena confesión delante de muchos testigos.

Hombre de Dios es una forma de llamar a un hombre que vive para Dios y que su caminar refleja su sometimiento a la voluntad de Dios y lo glorifica. Así es como deben ser nuestras vidas y nuestro carácter cristiano: uno de justicia, piedad, fe, amor, paciencia y mansedumbre. Un Hombre de Dios se mueve según la voluntad de Dios y a través de su carácter enseña a otros a conocer quién es Dios. Así es un Hombre de Dios.

El pelear la buena batalla de la fe es aferrarnos a que pase lo que pase, suceda lo que suceda; si nos mantenemos en pie de lucha y confiando, recibiremos la bendición de las promesas de Dios y experimentaremos su gloria en nuestra vida.

El hombre de Dios debe huir de las cosas que no le edifican, que no le hacen bien y que están fuera de la voluntad de Dios para sus vidas y le alejan de que se cumpla el propósito de Dios con ellos.

Como dice la Palabra en Gálatas 5:16 y 24 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y así jamás satisfaréis los malos deseos de la carne; porque los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.

El creyente debe estar lleno y controlado por el Espíritu de Dios, y no por las pasiones carnales ni las ambiciones personales.

El reto del hombre cristiano debe ser que el cristianismo se convierta en su estilo de vida. No se trata de ser perfectos ni los más espirituales; sino de reconocer que el poder de Dios se manifiesta en nuestras debilidades y que su gracia nos sostiene. Que solo necesitamos rendir nuestra voluntad, deseos y pasiones a Él, para que Dios forme en nosotros un ser nuevo.

Por: Rudy Gordian

Mi padre es el piloto

Publicado el 18 Ee julio Ee 2014 a las 1:40 Comments comentarios (2)



Un señor abordó su avión con destino a la ciudad de Nueva York. Después de un rato, un niño que estaba buscando asiento, se sentó a su lado. Este niño era bastante educado y muy calmado, se distrajo durante el viaje con un libro para colorear.

El vuelo era un poco difícil, pues estaban en medio de una tormenta y había gran turbulencia. En ocasiones el avión se sacudía fuertemente, y todos los pasajeros estaban inquietos. Sin embargo, el niño se mantenía totalmente calmado. Una señora nerviosa, se acercó al niño y le preguntó: "Niño, ¿no tienes miedo?". El niño con mucha calma le respondió: "No, señora, no tengo miedo, porque mi padre es el piloto."

En nuestra vida vamos a encontrarnos con caminos difíciles, grandes tormentas y muchas turbulencias. Siempre encontraremos problemas y dificultades. Cuando estés en momentos así, siempre recuerda que nuestro Padre es el Piloto. Dios siempre estará ahí para ti, confía plenamente en Él.

En cualquier momento que una tormenta llegue a tu vida, di con toda la confianza puesta en el Señor: ¡Mi padre es el piloto!

Paz no es ausencia de problemas

Publicado el 18 Ee julio Ee 2014 a las 0:45 Comments comentarios (17)



¿Qué cosas pueden identificar esta noche que les roba su paz?

Problemas con los hijos, problemas económicos, enfermedad, problemas matrimoniales, su ambiente de trabajo, etc.

¿Qué estado de ánimo produce en ustedes estas cosas?

Muchas estaríamos de acuerdo en decir que producen intranquilidad, ansiedad, stress, temor, preocupación.

Si es así entonces podemos pensar que vivir en paz es no tener problemas y vivir sin ansiedad, temor ni preocupaciones; algo así como vivir en Disney. Pero la realidad es que vivimos aquí y no en Disney y todos los días enfrentamos diferentes situaciones, muchas de las cuales no resultan como quisiéramos.

Pero si vamos a la Biblia encontramos una palabra hermosa que nos regala el Señor en Isaías 26:3-4.

Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos.

Estuve buscando el significado de cada palabra de estos versículos y esto fue lo que encontré:

Guardar significa cuidar, vigilar, conservar, mantener.

Completa significa total, absoluto, perfecto, con todas las partes que lo componen.

Paz significa tranquilidad, calma, sosiego del espíritu.

Persevera significa constante.

Confiar significa esperar con seguridad o creer que algo va a suceder.

Perpetuamente significa para siempre.

Fortaleza significa fuerza o capacidad para soportar problemas.

O sea que en Isaías 26:3-4 Dios nos dice lo siguiente:

Tú, Dios cuidarás o mantendrás en absoluta y perfecta calma a aquel que piensa en ti constantemente porque en ti ha creído. Espera en Jehová para siempre, porque en Jehová el Señor está la fuerza o capacidad para soportar los problemas.

Cuando las situaciones que vivimos en nuestro diario vivir controlan nuestra vida, nos quitan el sueño y nos roban la paz, es el momento de decir, hasta aquí. Esto no es lo que yo he aprendido en la Palabra, esto no es lo que Dios ha hablado a mi vida. Entonces debemos buscar más de Él, acercarnos más a Él a través de la oración y de su Palabra, porque estudiar su palabra nos dará la fortaleza y la sabiduría para resistir la prueba.

Paz no es ausencia de problemas, es tener la seguridad de que si le he entregado el control de mi vida a Dios, Él tendrá cuidado de mí. Nuestra paz no depende de las circunstancias sino de nuestra fe en Dios.

Jesús nos dice en Juan 16:33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Dios no nos prometió una vida sin problemas, él sabía que tendríamos que enfrentar diversas pruebas todos los días por eso nos exhorta a que confiemos en Él plenamente, porque todas esas angustias serán pasajeras. Cuando depositamos nuestra fe en Él, podemos tener paz aún en medio de los problemas de la vida.

Debemos cambiar nuestra ansiedad por la fe en Dios y no desesperarnos, debemos entregarle nuestras cargas y ansiedades a él y descansar en que él hará lo que es mejor para nosotros.

Tal vez estás pensando qué fácil es para ti decir eso, claro, tú no eres la que estás atravesando una enfermedad, o tú no eres la que estás sin trabajo y no tiene cómo pagar la casa o hacer compra; o tú no eres la que estás al borde del divorcio.

Pero yo no estoy aquí para decirte si es fácil o no, tampoco para decirte que todo va a salir como tú esperas; sino para decirte que en Filipenses 4:6,7 la Palabra nos dice: Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Entonces quiere decir que esas situaciones que enfrentamos que intentan robarnos la paz, debemos presentarlas a Dios en oración y con fe ,esperar a que Él obre en ellas. Teniendo siempre presente que su voluntad es perfecta y que él nunca se equivoca, aunque no sea lo que tú esperabas.

No permitas que las pruebas que enfrentas en tu diario vivir apaguen tu fe, te roben la paz y ahoguen la palabra de Dios en tu vida; eso es lo que quiere el enemigo, no se lo permitas, en medio de la prueba declara las promesas de Dios para tu vida.

Muchas veces en nuestra vida vamos a encontrarnos con caminos difíciles, grandes tormentas y muchas turbulencias. Siempre encontraremos problemas y dificultades. Cuando estés en momentos así, siempre recuerda que Dios siempre estará ahí para ti, confía plenamente en Él. En cualquier momento que una tormenta llegue a tu vida, di con toda la confianza puesta en el Señor: Dios tiene el control.

Dios quiere que aprendas a confiar en Él. A veces atravesamos situaciones difíciles que nos estremecen y hasta llegamos a pensar que no hay salida, pero la Palabra de Dios nos exhorta a que llevemos todo pensamiento cautivo a la obediencia en Cristo Jesús y a que aún en medio de la prueba declaremos: Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos.

Amén

Por: Noemí Zoé Rodríguez

Fortaleciendo nuestra fe

Publicado el 2 Ee noviembre Ee 2013 a las 20:50 Comments comentarios (0)



Esta noche vamos a ir a 2 Pedro 1- 21 donde encontramos la Receta para fortalecer nuestra fe y vivir una vida agradable a Dios

Esta carta fue escrita por el discípulo Pedro; y en ese momento se dirigía a todos aquellos cristianos que eran perseguidos por creer en Cristo. El cristianismo era ilegal; y cualquiera que dijera ser cristiano podría ser torturado, aprisionado o incluso ejecutado por solamente creer en Dios y que Jesús es el Hijo de Dios. Eran tiempos difíciles que posiblemente muchos de nosotros no hubiésemos podido soportar.

Esta segunda carta de Pedro va dirigida a estos cristianos que estaban pasando por momentos difíciles para ayudarles a enfrentar no solamente los enemigos fuera de la Iglesia sino también a los enemigos dentro de la Iglesia; los falsos maestros.

2 Pedro 1:1,2 Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo; a los que han alcanzado una fe igualmente preciosa como la nuestra por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo: Gracia a vosotros y paz os sea multiplicada en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús.

Parecería que Pedro hace alardes de grandeza al comenzar su carta refiriendo a sí mismo como siervo y apóstol de Jesucristo; Por el contrario; esto era necesario para que las futuras generaciones recordaran que el mismo Pedro que anduvo con Jesús; el mismo Pedro que fue escogido por Jesús, fue el escritor de esta carta y esto serviría para dar validez a dicha carta. 

Es interesante el adjetivo que Pedro utiliza para describir la fe; Cuando Pedro se refiere a aquellos que han alcanzado “una fe igualmente preciosa” se dirige a aquellos que su fe tiene un valor incalculable, a aquellos que su fe era inquebrantable, a aquellos que tuvieron la convicción y creyeron en el sacrificio perfecto de Jesús; Pedro se dirige a aquellos, que a pesar de estar en peligro de muerte tuvieron la convicción que Jesús es el único y verdadero camino a la vida eterna.

¿Qué valor tiene para usted su fe en este momento? ¿Estás dispuesto a sacrificarte por tu fe?  Eso solamente lo sabe usted y Dios…

2 Pedro 1:3 Su divino poder nos ha concedido todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad por medio del conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y excelencia.

Pedro dice: Dios ha hecho plena provisión; nos ha concedido todas las cosas a nosotros los creyentes; a los que tenemos un verdadero conocimiento de Cristo y que practicamos un estilo de vida agradable a Dios.

Pedro se dirige a cristianos con verdadero conocimiento de Cristo; cristianos con discernimiento capaces de diferenciar entre la verdadera y falsa doctrina.

Pedro les dice: Porque hemos conocido a Dios a través de JESUS reconocemos todo lo que proviene de Él; El conocimiento de Dios es el que nos hace reconocer lo que proviene de Él.

Iglesia; Solamente el poder de Dios puede hacer plena provisión a los creyentes de todo lo que necesitan para practicar un estilo de vida agradable a Dios, Y esto es posible cuando aceptamos el sacrificio de Jesús en la cruz. Y desde luego crecemos en el conocimiento de Dios a través del estudio de las Escrituras y la oración; El crecer en conocimiento de Dios nos hace capaces de diferenciar; de discernir entre la verdadera y la falsa doctrina.

2 Pedro1:4 Mediante ellas nos han sido dadas preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas seáis hechos participantes de la naturaleza divina, después de haber huido de la corrupción que hay en el mundo debido a las bajas pasiones.

Pedro les dice a los creyentes que Dios ha sido bueno y gracias a su misericordia han sido dadas promesas de salvación para participar del reino de Dios. El esfuerzo que habían realizado por vivir una vida agradable a Dios; el esfuerzo que habían realizado por renunciar a pasiones carnales no había sido en vano y por ello tenían derecho a todas las promesas.

¡Dios nos ha dado tantas promesas preciosas y no las reconocemos y no le damos valor!

¿Por qué? ¡¡Por falta de conocimiento!! Por falta de estudiar la palabra. ¡¡Están ahí son tuyas solo tienes que creerlas y reclamarlas para tu vida!!

Iglesia, esas promesas están ahí para los creyentes, para los que tienen fe pero para recibirlas tienes que haber huido de la corrupción y vivir una vida agradable a Dios…

¿Y como vivimos una vida agradable a Dios? Debes de morir a la carne, dejar de hacer las cosas que tú sabes que te alejan de Dios y las sigues haciendo.

Iglesia; todos sabemos que es difícil renunciar a las pasiones carnales y vivir una vida agradable a Dios; por eso debemos pedir guía al Espíritu Santo; solamente con la ayuda de Él lo vamos a lograr.

¿Sabe usted cuántas promesas hay en la Biblia para aquellos que creen?

Si usted aceptó el sacrificio perfecto de Cristo y vive una vida agradable a Dios escuche esto, hay más de 3,500 promesas en la Biblia para usted. ¡¡Estás millonario!!

Escuchen, estas son algunas de las promesas; les voy a mencionar seis de las 3500, para que esta noche se agarre de alguna de ellas.

Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan. Salmo 37:25

Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Salmo 23:4

El sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas. Salmo 147:3

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Filipenses 4:7

El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Isaías 40:29

Yo estoy contigo. Te protegeré por dondequiera que vayas, y te traeré de vuelta a esta tierra. No te abandonaré hasta cumplir con todo lo que te he prometido. Génesis 28:15

A medida que camines por la vida, encuentra tu guía en las promesas de Dios, que no mienten.

Iglesia tenga cuidado de esos falsos maestros; esos anormales que andan por ahí diciendo que ya Jesús murió por tus pecados, que eres salvo y que ya no tienes nada más que hacer; ESO ES FALSO!! Jesús murió por tus pecados recibiste la salvación pero tienes que cuidarla y vivir una vida agradable a Dios; entonces como resultado de tu fe y tu obediencia recibirás las promesa de Dios para tu vida.

2 Pedro 1:5-7 Y por esto mismo, poniendo todo empeño, añadid a vuestra fe, virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.

Pedro se dirige a una iglesia joven y conociendo lo difícil que es mantenerse viviendo una vida agradable a Dios; simplemente les da una receta para fortalecer la fe y madurar.

Una vez nosotros los cristianos reconocemos que Jesús murió por nuestros pecados y que Él es el único camino; que tenemos la convicción de que solamente a través de El logramos la vida eterna; Pedro nos da la receta, las herramientas para fortalecer esa fe y permanecer firmes.

Debemos poner todo nuestro esfuerzo para añadir a nuestra fe las acciones conforme a la ley de Dios

A nuestra fe debemos añadirle los siguientes ingredientes:

Añadid a vuestra fe, virtud - La virtud que es la disposición constante para mantenerse en lo que es correcto.

A la virtud, conocimiento - Debemos añadir entonces conocimiento de la Palabra, Dios quiere que estudiemos su palabra para que nuestra fe crezca y no seamos engañados fácilmente por los falsos maestros. En Oseas 4:6 dice: “Mi pueblo perece por falta de conocimiento”

Al conocimiento, dominio propio - Luego añadimos dominio propio o templanza, que es aprender a controlar la voluntad propia conforme la voluntad de Dios.

Tomemos de ejemplo a Jesús que se sometió a la voluntad del Padre cuando se acercaba su muerte. En Lucas 22:42 dice: “Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.”

Al dominio propio, paciencia - Paciencia que es soportar pacientemente la adversidad y persistir frente a todo lo que parece ir en contra nuestra. ¡Qué difícil es!

A la paciencia, piedad – Piedad, temor de Dios; significa que tu vida debe reflejar a Dios en todo lo que hagas.

A la piedad; afecto fraternal - Afecto fraternal es cariño o confianza entre hermanos o familia, hermanos en la fe o iglesia.

Y al afecto fraternal, amor - Una vez que hay afecto entre la familia y los hermanos en la fe, debemos tener amor por toda la humanidad.

2 Pedro 1:8,9 Porque cuando estas cosas están en vosotros y abundan, no os dejarán estar ociosos ni estériles en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. Pues el que no tiene estas cosas es ciego y tiene la vista corta, habiendo olvidado la purificación de sus pecados pasados.

Porque cuando estas cosas están en vosotros y abundan...

¿Qué es abundante? Que no falta, que no hay carencia, que hay demás.

Si estas cosas: fe, virtud, conocimiento, paciencia, piedad y amor; están contigo en abundancia, cuando tienes demás; no hay tiempo para estar ocioso porque todo el tiempo vas a estar ocupado haciendo las cosas para la que Dios te ha llamado.

El hacer todas estas cosas demuestra conocimiento y crecimiento espiritual y como consecuencia va a haber fruto constante.

El que no cumple con esta receta; y no la añade a su vida, no va a poder discernir entre la verdadera doctrina y la falsa y por lo tanto va a olvidar la razón primordial del sacrificio perfecto de Jesús y sus enseñanzas. Por el contrario; cuando nuestra fe está fortalecida porque hemos añadido a ella virtud, conocimiento, paciencia, piedad y amor; cuando estas cosas están dentro de tu corazón bien cimentadas. Ya no estaremos ciegos porque veremos con los ojos espirituales, veremos las cosas como Dios las ve; entonces vamos a esforzarnos, daremos frutos y alcanzaremos las promesas de Dios.

Como dice en Hebreos 6:12: a fin de que no seáis perezosos, sino imitadores de los que por la fe y la paciencia heredan las promesas.

2 Pedro 1:10,11 Por eso, hermanos, procurad aun con mayor empeño hacer firme vuestro llamamiento y elección, porque haciendo estas cosas no tropezaréis jamás. Pues de esta manera os será otorgada amplia entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Pedro hace un llamado a los cristianos para que pongan todo su esfuerzo en permanecer firmes en el llamado que Dios les ha hecho, porque cuando adquieran todas esas virtudes no fracasarán en su vida cristiana y por ende tendrán derecho a entrar en el reino eterno.

Iglesia, Pedro nos dice que cuando logramos fortalecer nuestra fe no fracasaremos en nuestra vida cristiana. Y si tropiezas y caes; la misericordia de Dios se renueva cada día y ahí va a estar Jesús para ayudarte a levantarte; lo importante es que haya un arrepentimiento verdadero.

En Salmos 121:3 dice: No permitirá que resbale tu pie, ni se adormecerá el que te guarda.

Cuando logramos fortalecer nuestra fe, tendremos confianza y seguridad de la vida eterna.

Y cuando estamos firmes y tenemos confianza y seguridad de la vida eterna, Jesús nos compara en Lucas 6:47-49 con el hombre que edificó su casa sobre la roca. "Yo os mostraré a qué es semejante todo aquel que viene a mí y oye mis palabras, y las hace. Es semejante a un hombre que al edificar una casa cavó profundo y puso los cimientos sobre la roca. Y cuando vino una inundación, el torrente golpeó con ímpetu contra aquella casa, y no la pudo mover, porque había sido bien construida. Pero el que oye y no hace es semejante a un hombre que edificó su casa sobre tierra, sin cimientos. El torrente golpeó con ímpetu contra ella; en seguida cayó, y fue grande la ruina de aquella casa."

2 Pedro 1:12-15 Por eso, siempre habré de traeros estas cosas a la memoria, aunque vosotros las sabéis y estáis afirmados en la verdad que está presente en vosotros. Pero considero justo estimularos la memoria entre tanto que estoy en esta mi morada temporal. Pues como sé que dentro de poco tengo que dejar mi frágil morada, como me lo ha declarado nuestro Señor Jesucristo, también procuraré con empeño que, después de mi partida, vosotros podáis tener memoria de estas cosas en todo momento.

Es evidente que a Pedro le preocupaba que los creyentes fueran influenciados por falsas doctrinas y olvidaran las enseñanzas; por lo que les deja saber que mientras tuviera vida no cesaría de recordarles que debían permanecer viviendo una vida agradable a Dios.

Recientemente nuestra Pastora nos convocó a hacer lo mismo a nosotros los intercesores con los nuevos creyentes, pero es responsabilidad de toda la iglesia hacer lo mismo, primero fortalecer nuestra fe y después imitar a Pedro: Darles seguimiento a esos nuevos creyentes que con cualquier viento de falsa doctrina pueden ser engañados.

Más adelante en 2 Pedro 3:17 Así que vosotros, oh amados, sabiendo esto de antemano, guardaos; no sea que, siendo desviados por el engaño de los malvados, caigáis de vuestra firmeza.

2 Pedro 1:16-18 Porque os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo, no siguiendo fábulas artificiosas, sino porque fuimos testigos oculares de su majestad. Porque al recibir de parte de Dios Padre honra y gloria, desde la grandiosa gloria le fue dirigida una voz: "Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia." Y nosotros oímos esta voz dirigida desde el cielo cuando estábamos con él en el monte santo.

Al Pedro mencionar fábulas artificiosas era evidente que la iglesia estaba siendo atacada por falsos maestros o falsas doctrinas y hace énfasis en que las cosas que les ha dado a conocer han sido porque ha sido testigo ocular de las enseñanzas de Jesús. No eran inventos, el que les estaba escribiendo era el mismo que había sido testigo presencial de cuando Dios les dijo a los discípulos con voz audible que Jesús era su Hijo amado, les recuerda este hecho y hace énfasis en ello.

Obviamente lo hace no solo para ellos sino para nosotros los creyentes para que cuando leamos, reflexionemos en ello y reconozcamos que esta palabra es la única y exclusiva verdad.

2 Pedro 1:19 También tenemos la palabra profética que es aún más firme. Hacéis bien en estar atentos a ella, como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que aclare el día y el lucero de la mañana se levante en vuestros corazones.

Aquí Pedro les dice que si no les es suficientes con su testimonio que escuchen la palabra profética que les fue dejada en las Escrituras y más aún nosotros tenemos el Nuevo Testamento donde Jesús le dice a sus discípulos en Juan 14:2,3 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

2 Pedro 1:20,21Y hay que tener muy en cuenta, antes que nada, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada; porque jamás fue traída la profecía por voluntad humana; al contrario, los hombres hablaron de parte de Dios siendo inspirados por el Espíritu Santo.

La Biblia, las profecías, todo lo q está en ella; ha sido inspirado por el Espíritu Santo. ¡¡Iglesia, no deje que lo engañen, no se deje engañar por el enemigo!! Hay gente que le pinta las cosas de lo más bonitas por ahí para engañarlos. Como diría mi Pastor, lea la Biblia.

2 Timoteo 3:16-17 nos dice: Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para la enseñanza, para la reprensión, para la corrección, para la instrucción en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente capacitado para toda buena obra.

Iglesia, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para llevar una vida de rectitud conforme a lo que Él quiere.

Por eso, mi consejo es que pongan todo su empeño en: Afirmar su confianza en Dios, esforzarse por hacer el bien, conocer la palabra de Dios, y dominar sus deseos carnales. Además, deben ser pacientes, entregar su vida a Dios, querer a sus hermanos en Cristo y, sobre todo, amar a todos por igual.

Y esto les asegurará que participarán de las bendiciones del reino de Dios.

Dios les bendiga!!

Por: Rudy Gordian

 

 

JESUS EN TI CONFIO

Publicado el 2 Ee septiembre Ee 2013 a las 23:55 Comments comentarios (0)

 

Vayamos a la palabra de esta noche la cual tiene como título JESUS EN TI CONFIO

 

En Juan 16:1-33 Juan nos relata la última conversación que tuvo Jesús con sus discípulos antes de que fuera entregado. Durante esta conversación Jesús evita las parábolas y contesta detalladamente y claramente las preguntas de los discípulos. Además les relata a sus discípulos los acontecimientos que precederían a su muerte y las promesas que Él tenía para ellos.

Lo más interesante de este pasaje bíblico es que Jesús termina su conversación con una impresionante declaración: “EN EL MUNDO TENDREIS AFFLICCION; PERO CONFIAD, YO HE VENCIDO AL MUNDO”.

Vayamos al texto bíblico para ver qué Jesús le dice a sus discípulos, y por qué Jesús concluye con esta declaración:

Jesús les dice a sus discípulos en Juan 16- Versículos 1 al 33

Juan 16:1-4 Estas cosas os he hablado, para que no tengáis tropiezo. Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios. Y harán esto porque no conocen al Padre ni a mí. Mas os he dicho estas cosas, para que cuando llegue la hora, os acordéis de que ya os lo había dicho. Esto no os lo dije al principio, porque yo estaba con vosotros.

Jesús sabía que el momento de su muerte estaba cerca y que sus discípulos podían confundirse porque venían tiempos difíciles para ellos; que serían señalados y acusados injustamente por gente que no conocía a Dios; y quería que se acordasen de sus palabras cuando él ya no estuviese.

Iglesia, Jesús sabe que vamos a tener tiempos difíciles; que vamos a ser señalados injustamente por gente ignorante, por creer en El; y quiere que recuerdes cada una de sus palabras y que por favor, no permitas que las situaciones difíciles te confundan y te aparten de El.

Jesús continúa diciendo a sus discípulos:

Juan 16:5-11 Pero ahora voy al que me envió; y ninguno de vosotros me pregunta: ¿A dónde vas? Antes, porque os he dicho estas cosas, tristeza ha llenado vuestro corazón. Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.

Podemos imaginarnos esta escena cuando Jesús les dice a sus discípulos que se tenía que ir; la confusión que causó en sus discípulos. Se quedaban sin su maestro; sin su guía; sentían que se quedaban solos; y no entendían por qué su maestro tenía que irse.

Jesús sabía la tristeza que les causaría a sus discípulos por lo que esperó hasta el último momento para decirles que tenía que regresar con su Padre y que esto tenía que suceder porque era la única forma para que el Consolador viniese.

Jesús preparaba el camino para que el Espíritu Santo llegase, El Consolador convencería al mundo de pecado, de justicia y de juicio.

De pecado a los que no creyesen en El y los llamaría al arrepentimiento; De justicia por el sacrificio perfecto de Jesús en la cruz y de juicio porque con su muerte en la cruz, JESÚS VENCIÓ EL PECADO Y A SATANAS!.

Jesús continúa diciendo a sus discípulos:

Juan 16:12-15 Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.

Jesús tenía muchas cosas que decir pero sabía que los discípulos en ese momento no estaban preparados. Los discípulos necesitaban del Espíritu Santo para entenderlas.

IGLESIA; DIOS A TRAVÉS DEL ESPÍRITU SANTO TE VA A REVELAR EN MEDIO DE TU NECESIDAD LO QUE QUIERE Y ES MEJOR PARA TU VIDA, A PESAR DE QUE ESTÉS PASANDO POR SITUACIONES DIFÍCILES Y TÚ PERCIBAS QUE NO PROVIENEN DE DIOS.

Iglesia; muchas veces caemos en el error y dejamos de confiar en Dios porque a veces “parece” que no respondiera nuestras necesidades. Pero es importante que entendamos que Dios tiene el control absoluto y como Padre responsable realmente nos va a dar lo que realmente necesitamos y no lo que creemos necesitar.

Dios No nos da lo que le pedimos, sino lo que nos conviene. Y no nos da lo que le pedimos, porque nuestra petición la mayoría de las veces no coincide con su voluntad. No nos podemos equivocar; Dios siempre responde nuestras necesidades, pero no siempre en la forma como nosotros deseamos. No creamos, sin embargo, que porque no se cumplan nuestros deseos no estamos siendo escuchados.

Como se nos revela en el Salmo 145:19; nuestras necesidades siempre son escuchadas y respondidas por Dios. (“Cumple los deseos de quienes le temen; atiende a su clamor y los salva”.)

Jesús continúa diciendo a sus discípulos:

Juan 16:16-19 Todavía un poco, y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; porque yo voy al Padre. Entonces se dijeron algunos de sus discípulos unos a otros: ¿Qué es esto que nos dice: Todavía un poco y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; y, porque yo voy al Padre? Decían, pues: ¿Qué quiere decir con: Todavía un poco? No entendemos lo que habla. Jesús conoció que querían preguntarle, y les dijo: ¿Preguntáis entre vosotros acerca de esto que dije: Todavía un poco y no me veréis, y de nuevo un poco y me veréis?

Él les estaba diciendo que solo les dejaría momentáneamente; para morir; pero resucitaría y lo volverían a ver. Era necesario que Jesús muriese para que se cumpliera la profecía, para que los incrédulos creyeran que él era el Mesías.

Jesús continúa diciendo a sus discípulos:

Juan 16:20-22 De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo. La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo. También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo.

Jesús quería darles consuelo a sus discípulos; sabía el dolor que sufrirían con su partida y que la gente se alegraría de este dolor. Jesús compara ese dolor con el sufrimiento de una mujer al dar a luz, El cual se desvanece al ver su criatura nacer.

Jesús sabía que el dolor que sentirían sería pasajero y se convertiría en alegría que nadie les podría quitar. En realidad; su tristeza se convertirá en gozo cuando Jesús resucitara. Finalmente Jesús regresaría con el Padre para interceder por ellos. Como dice en Juan Capítulo 14, Jesús regresó al Padre para interceder y preparar morada para nosotros.

Jesús continúa diciendo a sus discípulos:

Juan 16:23-28 En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido. Estas cosas os he hablado en alegorías; la hora viene cuando ya no os hablaré por alegorías, sino que claramente os anunciaré acerca del Padre. En aquel día pediréis en mi nombre; y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado, y habéis creído que yo salí de Dios. Salí del Padre, y he venido al mundo; otra vez dejo el mundo, y voy al Padre.

Hasta ahora Jesús le había hablado a sus discípulos por medio de parábolas pero llegaba el momento en que ya no iba a ser necesario.

Jesús nos llama a creer y confiar en que nuestra fe en El y en su sacrificio perfecto nos da acceso directo al Padre y que todas nuestras peticiones serán concedidas.

Juan 16:29-32 Le dijeron sus discípulos: He aquí ahora hablas claramente, y ninguna alegoría dices. Ahora entendemos que sabes todas las cosas, y no necesitas que nadie te pregunte; por esto creemos que has salido de Dios. Jesús les respondió: ¿Ahora creéis? He aquí la hora viene, y ha venido ya, en que seréis esparcidos cada uno por su lado, y me dejaréis solo; mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo.

Con su pregunta Jesús da a entender la poca fe de los discípulos. La fe de los discípulos no había crecido mucho desde el comienzo de su caminar con Jesús a pesar de haber escuchado sus enseñanzas y de haber visto milagros. En realidad la resurrección sería el gran evento que les abriría completamente los ojos.

Podemos ver que Jesús siguió explicando hasta que finalmente los discípulos entendieron que el Hijo de Dios había venido al mundo a residir en un cuerpo y que ahora dejaba la tierra para volver al Padre, pero que el Espíritu Santo vendría a consolarlos y guiarlos en medio de sus circunstancias.

Finalmente Jesús termina su conversación y concluye con:

Juan 16:33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Jesús les declara a sus discípulos que tendrían aflicciones cuando él ya no estuviese; pero que confiaran y recordaran que con su sacrificio perfecto Él había vencido todas esas angustias. Jesús quiere que cuando tengamos aflicciones Él sea nuestro refugio y que confiemos y tengamos paz en Él.

¿CUANTOS DE NOSOTROS DECIMOS QUE CONFIAMOS EN DIOS? ¿CUANTOS PODEMOS DECIR EN REALIDAD QUE AUN EN MEDIO DE NUESTROS PROBLEMAS CONFIAMOS EN DIOS?

CIERTAMENTE ES DIFICIL CONFIAR EN ALGUIEN CUANDO ESTAMOS EN PROBLEMAS.

RECUERDA IGLESIA QUE DIOS VA A HACER MILAGROS ENTRE LOS QUE DECLAREN SU FE Y LA PONGAN EN PRACTICA, NO ENTRE LOS QUE DICEN TENERLA, PERO NO LA ACCIONAN.

YO TE INVITO A QUE DE AHORA EN ADELANTE CUANDO ESTES EN MEDIO DE LAS CIRCUNTANCIAS, DIGAS CON TODO TU CORAZON JESUS EN TI CONFIO.

Cuando escogí el tema de la predica me vino a la mente inmediatamente una escena de un juego de baloncesto al que asistí hace mucho tiempo. Yo estaba sentado como siete asientos detrás del banco y podía escuchar lo que el dirigente hablaba con los jugadores. El equipo perdía por dos puntos faltando tres segundos en el reloj para que terminara el juego.

Faltando tres segundos el dirigente pide tiempo para organizar su última jugada. Obviamente había mucho bullicio, había como diez mil personas, era un juego de la serie final. Podía observar cómo en la cara de los jugadores se reflejaba la desesperación de que el juego estaba acabando y no tenían oportunidad. Fue interesante ver cómo el dirigente al ver que estaban asustados y desorientados les decía que no miraran el reloj ni prestaran atención a los gritos del público y les gritaba CONFIEN EN MI! A pesar de la gritería de toda la gente, se escuchaba el dirigente cómo les gritaba CONFIEN EN MI! Los jugadores desviaban su mirada al reloj y podía escuchar cómo el dirigente insistía y les gritaba nuevamente CONFIEN EN MI! Luego de lograr la atención de todos los jugadores, finalmente baja la voz y planea su última jugada, sale el equipo a jugar, en esos tres segundos hacen un canasto de tres y ganan el juego.

¿Qué podemos aprender de esto?

Que cuando quitamos la vista de las circunstancias y decidimos confiar en nuestro dirigente vamos a obtener la victoria. DIOS nos va a revelar cuál es la mejor jugada.

DEJA QUE DIOS SEA TU DIRIGENTE, AL FINAL TENDRÁS LA VICTORIA.

Dios quiere que tú quites la vista del reloj y de tus circunstancias y que confíes en él, porque Dios no tiene tiempo. Cuando tú piensas que todo está perdido y te abandonas en sus brazos, es ahí que Dios manifiesta su poder.

El miércoles pasado me impresionó el testimonio de José.

Cuando él relataba todas las dificultades que él y Jessica tuvieron; y aun así él dijo que le servía a un Dios vivo y que confiaba que Dios iba a obrar. José nos dio cátedras de lo que es confiar en Jesús; él se olvidó del tiempo, de la gente que le decía que su esposa no se iba a sanar, que no perdiese el tiempo ni el dinero y el decidió confiar. El declaro su fe; la puso en práctica, y al final obtuvo su milagro.

Confiar en Dios es no mirar tus circunstancias, es poner tu mirada en Dios y en las promesas que te ha dado en su Palabra.

Jesús quiere que tú y yo tengamos paz; y nos dice que vamos a tener problemas y que veremos injusticias, pero que si confiamos en Él plenamente con todo nuestro corazón, Él te garantiza que todas esas angustias serán pasajeras y se convertirán en gozo.

AMEN

QUE EL SEÑOR LES BENDIGA

Por: Rudy Gordian

 

Espera y entrega el control de tu vida a Dios

Publicado el 2 Ee septiembre Ee 2013 a las 23:00 Comments comentarios (21)

 

 

¿Alguno de nosotros siente que ha perdido el control de su vida, que ha hecho todo lo que está a su alcance y no ve solución a sus problemas? ¿Y en la desesperación siente que no recibe respuesta de Dios?

Yo creo que todos, en algún momento hemos pasado por esto…

Esta noche; Yo le digo que Dios tiene promesas para aquellos que esperan en El.

Vayamos a los Salmos; Les voy a leer diez versículos de diferentes Salmos que declaran el plan de Dios para los que esperan en El.

Por favor escuche con atención estos diez versículos; luego los busca si lo desea.

Salmo 25:3 Ciertamente ninguno de los que esperan en ti será avergonzado. Serán avergonzados los que se rebelan sin causa.

Salmo 31:24 Esforzaos, todos vosotros los que esperáis en Jehová, y tome aliento vuestro corazón.

Salmo 32:10 Muchos dolores tendrá el impío; pero la misericordia cercará al que espera en Jehová.

Salmo 33:18 El ojo de Jehová está sobre los que le temen, sobre los que esperan en su misericordia,

Salmo 33:20 Nuestra alma espera en Jehová: Él es nuestra ayuda y nuestro escudo.

Salmo 33:22 Sea tu misericordia, oh Jehová, sobre nosotros, según lo esperamos de ti.

Salmo 37:7 Calla delante de Jehová, y espera en él. No te alteres con motivo de los que prosperan en su camino, por el hombre que hace maldades.

Salmo 37:9 Porque los malhechores serán destruidos, pero los que esperan en Jehová heredarán la tierra.

Salmo 37:34 Espera en Jehová y guarda su camino. Él te exaltará para heredar la tierra, y cuando los impíos sean destruidos, tú lo verás.

Posiblemente se dieron cuenta de que todos estos Salmos tienen algo en común; y es que en todos se repite las palabras esperar en Jehová.

Y si seguimos, podemos encontrar una infinidad de veces a través de las escrituras las palabras esperar en Jehová.

Si vamos al diccionario encontramos que la definición de esperar es: Creer que va a ocurrir o suceder una acción generalmente favorable.

O sea, que esperar en Jehová es confiar, creer o tener la certeza de que Dios va a obrar a nuestro favor.

Entonces basándonos en esta definición;

Por ejemplo el Salmo 25:3 Sería: Ciertamente ninguno de los que creen; que tienen la certeza de que Dios va a obrar; será avergonzado.

El Salmo 31:24 Sería: Continúen luchando aquellos que tienen la certeza de que Dios va a obrar; deja de pensar lo contrario y da descanso a tus pensamientos.

El Salmo 32:10 sería: El castigo para el impío será inmenso; pero el perdón de Dios cercará al que se mantiene en sus caminos y cree que Él va a obrar.

El Salmo 37:7 sería: Permanece en silencio delante de Dios y confía que El va a obrar a tu favor; no te molestes y cuestiones a Dios sobre aquellos que prosperan haciendo el mal.

El Salmo 37:9 sería: Porque aquellos que hacen el mal van a ser destruidos, pero los que confían que Dios va a obrar, recibirán la promesa.

El Salmo 37:34 Sería: Ten la certeza de que Dios va a obrar en tu favor y continúa haciendo las cosas como manda Dios; tu espera no va a ser en vano; Él va a hacer justicia y tendrás tu recompensa por confiar en Él; y sobre todo Él te asegura que vas a ver cómo son destruidos aquellos que no cumplieron con sus mandatos.

El Salmo 33:20 Sería: Lo más profundo de nuestro ser confía que Dios va a obrar a nuestro favor, porque solamente Él puede ayudarnos y protegernos.

Cada uno de estos Salmos es la respuesta a una situación particular de sufrimiento e injusticia. Son declaraciones de aliento a personas afligidas que como usted o como yo, en algún momento piensa que Dios lo abandona, o que tarda en intervenir en su situación.

Estos Salmos fueron escritos por gente como nosotros; gente que pasaba los mismos problemas que nosotros; pero con una diferencia; ellos tenían la convicción y la certeza de que Dios los ayudaría; y de que su situación se resolvería porque Dios tenía el control. Los salmistas declaran que aquellos que esperan en Jehová verán cómo se manifiesta la misericordia de Dios en ellos.

Dios utiliza a los salmistas para enviarnos un mensaje; el mensaje es para dar fortaleza a todo aquel creyente en tiempos difíciles; Dios conocía que vendrían tiempos difíciles que nos harían sentir abandonados, y que dudaríamos de nuestra cercanía de Él. Por eso Dios nos repite una y otra vez en los Salmos y a través de muchas partes de La Biblia, que debemos ser pacientes y esperar, y por supuesto ceder el control; Porque tenemos la convicción de que El va a hacer justicia a todos los que creen en El.

Es interesante porque; hasta el mismo Jesús antes de morir en la cruz usó las palabras de los Salmos:

Jesús dirigiéndose al Padre comienza con el Salmo 22:1 Dios mío, Dios mío, Por qué me has desamparado?

Y termina con el Salmo 31:5 En tus manos encomiendo mi espíritu.

Jesús ante su circunstancia de sufrimiento duda de su cercanía del Padre; más luego reconoce que debe ponerse en las manos del Padre y ceder el control de su vida.

O Sea, Que En Medio De La Crisis; El Asunto Es Cómo Ceder El Control A Dios; Qué fácil es cuando todo sale bien y tienes todo lo que tú deseas; te sientes feliz y contento y sientes que tienes el control absoluto.

Esto es como tener el control remoto del televisor; yo tengo el control y puedo cambiar el televisor cuando lo que estoy viendo no me guste; pero cuando pierdes el control remoto la cosa es diferente; comienzas a molestarte y a desesperarte y hasta te desorientas.

Sientes que pierdes el control cuando te quedas sin trabajo; cuando el negocio no va bien; cuando el matrimonio no anda bien o cuando viene la enfermedad, es cuando comenzamos a sufrir y nos desesperamos; y la desesperación nos lleva a tomar decisiones que muchas veces nos alejan de lo que Dios quiere para nosotros.

Hacemos lo que sea por cambiar nuestras circunstancias. Cada vez que las cosas no salen como quisiéramos tenemos diferentes alternativas: podemos enojarnos, podemos deprimirnos, O Simplemente Podemos Dejar Que Dios Sea Dios; Y Tome El Control. Dios nos llama a ser pacientes, a esperar en El ante las circunstancias. La palabra dice que debemos permanecer quietos y veremos la salvación de Jehová.

El problema surge cuando nos impacientamos por salir de situaciones difíciles y tomamos decisiones que hacen daño. Cuando estamos en una situación económica difícil y caemos en la trampa del enemigo y llegamos a coger prestado de lo ajeno. O si tenemos problemas en el matrimonio, tomamos el camino más fácil, abandonar el matrimonio sin luchar. De momento va a parecer que cambian tus circunstancias, pero va a continuar el mismo problema o uno mayor.

Dios nos dice que nos esforcemos y seamos valientes, debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance y luego esperar en El. Debemos continuar esforzándonos y creer que El va obrar en nuestro favor. Y por supuesto someternos a su voluntad. Pero si no le entregamos el control a Dios de nuestra vida, ¿cómo podremos conocer su voluntad?

EN MEDIO DE NUESTRA CRISIS; CUANDO ENTREGUEMOS EL CONTROL A DIOS, CONOCEREMOS LA VOLUNTAD DE DIOS.

Es Simplemente Decir; “Señor Continúo Buscando Trabajo Y No Encuentro; Yo Confió En Que Tú Tienes El Control Y Que Tienes Cuidado De Mí Y Que Tarde O Temprano Va A Ocurrir Algo Para Mi Bien.”

El tener el control en nuestras manos nos da la seguridad que podemos cambiar la situación de nuestras vidas en cualquier momento. Pero cuando lo perdemos nos sentimos desesperados y muchas veces tomamos decisiones equivocadas. No entendemos que hay momentos que debemos ceder el control de nuestra vida a Dios y estamos en una constante lucha con El por querer tomar el control.

 Pensamos que Dios no tiene el control o ha perdido el control cuando no recibimos respuesta y no entendemos la situación. Pero esto no es así; Dios nunca llega tarde; Dios siempre llega en el tiempo que el así lo disponga. Dios no depende de nuestra comprensión de la situación para hacer lo que quiere hacer.

Ante las situaciones difíciles en nuestra vida debemos recordar que “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora” (Eclesiastés 3:1)

ESTO NO ES OTRA COSA, QUE DIOS TIENE EL CONTROL Y ÉL TIENE UNA HORA ESTABLECIDA PARA CADA COSA EN LA TIERRA; PERO SIN EMBARGO INSISTIMOS EN QUERER TENER CONTROL DE ELLAS Y APRESURAR EL PLAN DE DIOS. TENEMOS QUE CONFIAR CIEGAMENTE EN DIOS, PORQUE EL NUNCA FALLA.

No podemos decir que confiamos en Dios y vivir la vida tratando de ayudarle a resolver nuestras situaciones. ¡DIOS NO NECESITA AYUDA! Muchas veces tratando de ayudarle solamente conseguimos retrasar el cumplimiento del propósito de Dios en nuestra vida.

Iglesia: ¡Esperar en Jehová tiene promesa, hay recompensa para los que deciden creer y esperar en El!

No importa las circunstancias que ocurran a nuestro alrededor no podemos desenfocarnos, nuestro trabajo es creer en que Dios tiene el poder de cambiar nuestra situación; pero tenemos que cederle el control de nuestra vida y decidir caminar en su voluntad.

En el Salmo 32:10 dice: Muchos dolores tendrá el impío; pero la misericordia cercará al que espera en Jehová.

Los planes de Dios siempre tienen un propósito que va mucho más allá de lo que podamos imaginar. Dios en su infinita misericordia obrará a nuestro favor, veremos la justicia de Dios porque así lo declara su palabra. Dios está en control en todo momento, incluyendo las situaciones negativas. Dios usa tanto las situaciones negativas como las positivas para lograr Su propósito.

Entregarle el control de nuestra vida a Dios no es significado de debilidad o cobardía, no implica dejar de ser quienes somos, Es renovar nuestra mentalidad y sujetar nuestra voluntad a la de Cristo en obediencia y confiando en que sus planes son mejores que los nuestros y que siempre obrarán para bien. Necesitamos dejar de intentar controlar nuestro mundo y confiar en Dios para que haga el trabajo.

A veces es necesario llegar al punto donde no hay nada humanamente posible que se pueda hacer, para ver las maravillas que Dios puede hacer cuando Él tiene el control. En medio de la desesperación reconoce que no puedes más, ríndete, humíllate en su presencia, clama a El diciendo: "Yo realmente quiero alinear mi voluntad con Tu voluntad, te entrego el control absoluto de mi vida”

YO TE ASEGURO QUE PODRÁS VER TU MILAGRO pero cuando esto suceda es bien importante que reconozcas el poder y la grandeza de Dios.

Ceder el control absoluto de nuestra vida a Dios no es una decisión fácil pero si la más acertada. Dándole el control de tu vida a Dios tendrás libertad.

Jesús mismo nos enseña cómo debemos ceder el control; cuando se acerca la hora de que fuese entregado; cuando comienza el sufrimiento al saber que su hora había llegado, que sería torturado de la manera más inhumana posible y luego asesinado; Jesús ora al Padre diciendo: En Lucas 22:42 “Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.” En Marcos 14:36 dice Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú."

Él está sumergido en el dolor y derrama su corazón en oración. Él le pide al Padre que cambie sus circunstancias. Le pide que si hay otra alternativa, que no le permita pasar este sufrimiento; pero hay una diferencia entre la manera como Jesús maneja su crisis. Aunque pide que Dios le cambie sus circunstancias, añade: más no lo que yo quiero, sino lo que tú.

Jesús entrega todo el control de sus circunstancias al Padre. Está sufriendo por lo que va a ocurrir, pero obedeciendo y sometiéndose a la voluntad del Padre. Hubiese sido posible para Jesús justo antes de la cruz cancelar la misión y dejarnos morir a todos. Pero Esa No Era Una Opción Para Él. Nunca Lo Fue.

El no pide que se cancele la misión de salvarnos, sino que le pide al Padre que provea otra alternativa para llevar a cabo el rescate de nosotros. Aun siendo la copa una experiencia de dolor, Jesús estaba consiente que su deseo por ser librado debía estar en sujeción a su deseo supremo de librarnos, que era la voluntad del Padre.

En el momento de mayor angustia, en el momento cuando la mayoría de nosotros hubiese abandonado la misión, Jesús dice: “más no lo que yo quiero, sino lo que tú”. A pesar de la dificultad de sus circunstancias El rinde sus deseos inmediatos ante la voluntad de Dios y confía totalmente en Dios, sabiendo que el Padre siempre hará lo mejor. Jesús no niega sus sentimientos ni evita el sufrimiento, sino que por encima de su sufrimiento, nos amó. En medio de su sufrimiento, obedece por amor al Padre y por amor a nosotros.

Hay una diferencia muy importante entre ser indiferente a mis deseos y rendirlos ante Dios. Jesús no fue indiferente, sino que en confianza cede el control de sus circunstancias al Padre.

Gracias Señor Por Tu Inmenso Amor ….

Debemos aprender a entregar el control de nuestras vidas a Jesús. Cuando las circunstancias de la vida te conceden lo que tu corazón desea, te sientes feliz y contento. Cuando estas dos cosas se alejan sufrimos. Mientras más se alejan más sufrimos.

Yo te invito a que reflexiones en la situación que te está aquejando hoy y digas:

JESÚS TÚ QUE TIENES EL PODER ABSOLUTO; TE ENTREGO EL CONTROL DE MI VIDA; HAZ CON ELLA DE ACUERDO A TU VOLUNTAD.

Y si te sientes cansado; hay promesas para darte fuerzas; en Isaías 40:31 dice: “Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán las alas como águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

Cuando esperamos en Jehová; es cuando reconocemos y aceptamos que debemos ceder el control de nuestra vida a Jesús; entonces es cuando se renovarán nuestras fuerzas para afrontar las situaciones que vengan. Vendrán tiempos difíciles y Dios nos va a dar fuerzas para resistirlos; Dios nos va a dotar con fuerza que nosotros mismos no entenderemos de donde provienen; que por supuesto provienen de El cuándo tenemos la convicción de que Él tiene el control.

Cuando las Circunstancias no se Alinean con Tus Deseos Entrega el control de tu vida a CRISTO, espera en él y tendrás tu recompensa.

Por: Rudy Gordian

 

 

 

Dardos de fuego

Publicado el 20 Ee junio Ee 2013 a las 14:55 Comments comentarios (4)

 

Efesios 6:16 Y sobre todo, armaos con el escudo de la fe con que podréis apagar todos los dardos de fuego del maligno.

Se nos revela en este texto bíblico que todo aquel que haya creído el sacrificio perfecto de Cristo debe estar preparado para recibir los dardos de fuego de satanás.

 

¿Qué son los dardos de fuego? La definición es: flechas encendidas que pueden lastimar de dos formas al enemigo; son doblemente mortales, pueden quemar y matar al mismo tiempo. Pablo utiliza el término dardos de fuego para dejar saber la peligrosidad y describir el bombardeo de pensamientos continuos que ocurren en nuestra mente que nos desvían de los propósitos de Dios. Estos pensamientos pueden ser pensamientos para hacer el mal. Pueden ser pensamientos de enojo, pensamientos de impotencia, desánimo, culpa, incredulidad, temor, duda y nuestros propios deseos carnales.

 

Las batalla que enfrentamos nosotros los cristianos no son batallas físicas son batallas que ocurren en nuestra mente. En nuestra mente pecaminosa constantemente nos cuestionamos el por qué de las cosas, razonamos y determinamos lo que es mejor para nosotros de acuerdo a nuestro conocimiento. Los ataques de satanás van a ser mayores para todo aquel cristiano que quiera cumplir con la voluntad de Dios.

Desde el momento en que venimos a los pies de Cristo se desata una guerra espiritual pues el enemigo perdió un alma que de seguro iba a ser condenada a morir en el infierno y ahora vivirá eternamente con Cristo y no va a estar tranquilo, hará todo lo posible por hacernos caer.

Estos dardos de fuego; estos pensamientos que nos desvían de los propósitos de Dios están en nuestra mente constantemente y son mayores aun cuando pasamos por momentos de crisis.

Algunos tipos de dardos que el enemigo puede arrojar son:

1. La Duda

La Duda es lo opuesto a la fe; por supuesto que sin fe no podemos agradar a Dios, y cuando la duda entra en nuestras vidas, ya no estamos caminando en fe, como consecuencia no agradamos a Dios. Cuando viene la duda, el enemigo logra su propósito y nos saca del plan de Dios. Siempre de lo que dudas, es aquello que Dios ha planeado hacer. En nuestra mente pecaminosa se crean dudas de que Dios no pueda darnos o que no podamos lograr lo que hemos pedido.

2. El Temor

Otro dardo es El Temor. El temor es lo contrario a la confianza en Dios. En nuestra mente comienza el temor y llegan pensamientos como ¡No podre! , No puedo lograrlo, No tengo fuerzas. El temor nos paraliza y nos impide hacer aquello que Dios nos ha llamado a hacer.

En 2da Timoteo 1:7 dice “Porque no nos has dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”.

Claramente este texto bíblico nos revela que Dios nos ha dotado de dominio propio para desechar los temores al fracaso.

3. La enfermedad y los problemas económicos son momentos de crisis más comunes que nos llevan a dudar y temer sobre las promesas de Dios de tener cuidado de nosotros.

Nos enfermamos o nos quedamos sin empleo y comenzamos a dudar de que Dios tenga el poder de sanarnos y que será nuestro proveedor. El enemigo conoce que esta es nuestra mayor debilidad y nos ataca por este punto y nos quiere hacer ver que Dios no está cumpliendo con sus promesas para así lograr desviar nuestra fe y apartarnos de nuestra comunión con Dios.

4. La Culpabilidad

La guerra espiritual del creyente es con él mismo, día a día debe luchar con los sentimientos de culpa, constantemente el enemigo está enviando dardos a su mente que le impiden sentirse digno del perdón que ya recibió. El sentirnos condenados cuando cometemos un pecado e indignos de perdón de Dios es una mentira que el enemigo quiere que creamos. Dios sabe que somos pecadores y su misericordia se renueva cada día; debemos creer que no hay ninguna condenación, para aquellos que están en Cristo, cuando nos arrepentimos de corazón por nuestros pecados.

La palabra dice que nuestros pecados fueron arrojados al fondo del mar, que por amor perdonó nuestras rebeliones y nunca se acordará de nuestros pecados. Entonces ¿por qué le creemos a satanás que solo quiere confundirnos?

5. El Desánimo

Muchos creyentes cuando vienen las pruebas, vienen las luchas, la enfermedad, los problemas familiares, los problemas económicos, etc. empiezan a perder la fuerza espiritualmente porque se enfocan en la prueba y quitan su mirada de Dios. Son estos momentos los que el enemigo utiliza para bombardearnos con pensamientos como: ¿por qué Dios no te ayuda a conseguir trabajo?; ¿por qué Dios no te sana? Lo que muchas veces nos lleva a desanimarnos y pensar dejar de servirle al Señor.

6. Pensamientos Malos

Estos pensamientos son los más comunes en nuestra mente y sabemos que son malos; son dardos que envía el enemigo para hacernos caer en tentación, provienen de nuestra naturaleza carnal y son aquellos como la bebida, las drogas, la infidelidad, la pornografía, el sexo antes del matrimonio, ganar dinero ilegalmente, la envidia, el deseo de venganza, todas aquellas áreas en las que somos débiles y que nos alejan de la voluntad de Dios.

En 1 Juan 2:16 porque todo lo que hay en el mundo -los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la soberbia de la vida- no proviene del Padre sino del mundo.

O sea, cualquier cosa que te lleve a los deseos de la carne son dardos de fuego y provienen de satanás. Estas áreas de nuestra vida debemos entregárselas a Dios todos los días, reconocer que necesitamos que nos de fortaleza para no ceder a la tentación. Cuando lleguen estos pensamientos a nuestra mente debemos llevarlos cautivos a la obediencia en Cristo Jesús y recordar que el poder de Dios se perfecciona en nuestra debilidad.

El campo de batalla es nuestra mente; y el enemigo está constantemente enviando dardos. Satanás conoce cómo nos comportábamos antes de conocer a Dios, y saber por dónde puede atacarnos; nosotros más que nadie; como cristianos debemos a autoevaluarnos y reconocer nuestras debilidades y comenzar a trabajar con ellas.

Para trabajar con nuestras debilidades debemos pedir guía y discernimiento al Espíritu Santo para fortalecer estas áreas y protegerlas; y así poder rechazar todos los pensamientos que nos alejan de la voluntad de Dios. En Efesios, Pablo nos dice que la forma en que podemos protegernos de esos dardos; de esos pensamientos que nos alejan de su voluntad, es con el escudo de la fe.

Los dardos de fuego son para probar cuan fuerte es tu fe; cuan fuerte es tu escudo; si tu escudo es débil no va resistir y van a lograr dañarte. Si tu fe es débil, la debilita más; pero si tu fe es fuerte, va a soportar. Para protegernos de los dardos de fuego Dios nos ha dotado del escudo de la fe; pero es nuestra responsabilidad fortalecer este escudo para que sea impenetrable.

La grandeza y fortaleza de tu escudo la va determinar cuán grande sea tu fe; mientras más grande sea tu fe, mayor será tu escudo; y la posibilidad de que esos dardos logren dañarte, será muy poca. Como creyentes debemos estar preparados y fortalecer nuestra fe mediante el estudio de la palabra y la oración; para que cuando vengan esos dardos el daño sea mínimo o ninguno.

Para que nuestro escudo sea fuerte nuestra fe debe sostenerse sobre la Roca que es Cristo; si estás sobre la roca nada ni nadie te podrá mover de ahí.

 

Venciendo tentaciones con la oracion

Publicado el 20 Ee junio Ee 2013 a las 14:15 Comments comentarios (3)

 ¿Cuántos de ustedes tiene una línea directa de comunicación con Dios?

¿Sabía que Dios tiene Wifi con servicio ilimitado gratis para usted? Un servicio Wifi con cobertura total; no importa si tienes historial de crédito afectado; todo el mundo tiene acceso a él. Lo mejor del servicio es que ofrece una línea exclusiva de emergencia para cada uno de nosotros. Ahora; ¿alguno de ustedes sabe cómo se activa esta línea exclusiva? Esto es simple; para activar esta línea exclusiva lo único que necesitamos es La oración.

Ahora; ¿cómo debe ser esa oración? Por favor, tome nota de cómo debe ser y para qué sirve la oración.

Iglesia; recuerda que Dios siempre quiere escucharle cuando usted ore. Usted puede hablarle en oración como si estuviera hablando con un buen amigo personal, usando su vocabulario diario. No es necesario usar palabras especiales o bonitas. Dios le entiende y se preocupa por usted, por sus sentimientos y por lo que está ocurriendo en su vida. Dios le ama y quiere que usted hable con Él. Dios se interesa por el más mínimo detalle de su vida. Aunque Dios ya sabe lo que está ocurriendo en su vida, a Él le agrada cuando usted decide compartir sus sentimientos, pensamientos y problemas. Él no solamente quiere escucharle, sino que usted le escuche a Él también.

Vayamos a Lucas capítulo1 versículos del 1 al 4 para ver qué elementos debemos incluir en nuestra oración para abrir y mantener esa línea de comunicación con Dios.

Una de las cosas que los discípulos admiraban en Jesús, era su pasión por la oración; y le piden al Maestro que les diese un ejemplo de una oración que pudiesen seguir. En estos cuatro versículos vamos a ver la enseñanza que Jesús da a sus discípulos cuando estos piden les enseñe a orar.

Lucas 11:1-4

Aconteció que, estando Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: —Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos. Él les dijo: —Cuando oréis, decid: "Padre nuestro que estás en los cielos: Santificado sea tu nombre; venga tu reino; sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy; y perdónanos nuestros pecados porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal."

En estos versículos Jesús resume todas sus enseñanzas en la más perfecta de todas las oraciones; en ella nos muestra cómo debemos dirigirnos al Padre. En esta oración mostramos reverencia a su nombre. Expresamos nuestro deseo de que Su voluntad sea hecha y no la nuestra. La oración conlleva la provisión a nuestras necesidades, reconoce que necesitamos el pedir perdón y para poder recibirlo debemos perdonar a los otros y reconocer la existencia del mal y pedir por nuestra liberación.

No es lo mismo recitar el Padre Nuestro como el papa gallo que orarlo de corazón y conscientes de lo que significa cada verso. Cuando hacemos esta oración, reconociendo la grandeza del Padre y aceptando la voluntad de Dios y no la nuestra, veremos cómo se manifiesta el poder del Espíritu Santo.

Ahora bien, ¿Por qué Jesús insiste tanto en la oración? ¿Por qué es tan importante la oración?

Vayamos a Lucas capítulo 22 versículos del 40 al 46

Vamos a recrear la escena de lo que sucedió con Jesús cuando va al Getsemaní a orar antes de ser entregado.

Lucas 22:40 Cuando llegó al lugar, les dijo: —Orad que no entréis en tentación.

La tentación se define generalmente como cualquier situación que tenga que enfrentar una persona y que implique una prueba de su carácter. Vemos cómo Jesús exhorta a sus discípulos a la oración; y les dejaba saber que era la única forma de pelear, resistir y escapar de la tentación. Iglesia; Jesús te dice que vas a ser tentando y de la única forma que puedes resistir la tentación es con la oración.

Lucas 22:41-43 Y él se apartó de ellos a una distancia como de un tiro de piedra, y puesto de rodillas oraba diciendo: —Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Entonces le apareció un ángel del cielo para fortalecerle.

En estos versículos se describe la forma en que Jesús vencía sus pruebas; que era apartándose y humillándose delante del Padre para orar.

Iglesia, Jesús te enseña que debes apartarte, humillarte y pedirle a Dios que aparte la prueba, pero; lo más importante es que no sea lo que tú quieras sino lo que Dios decida. Cuando tú logras esa comunión con Dios y aceptas la voluntad de Dios; estás creciendo y sentirás fortaleza proveniente del Espíritu Santo. Jesús nos enseña que cuando vienen las pruebas; cuando vienen las situaciones que podrían debilitar la comunión de nosotros con Dios debemos orar y resistir pacientemente para que se fortalezca nuestra fe.

Lucas 22:44 Y angustiado, oraba con mayor intensidad, de modo que su sudor era como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.

Imagínese saber que lo van a humillar, escupir, azotar y luego crucificar; Jesús sabía que iba a pasar todo este sufrimiento injustamente. En este momento Jesús oraba y pedía sabiduría al Padre para entender el plan y la voluntad de Dios. En ese momento Jesús cargó nuestros pecados en su propio cuerpo. ¡Fue nuestro pecado lo que lo que lo aplastó hasta que Él sudó sangre!

¿Sabes qué? Dios no lo dejo solo. Dios sabía que la carga era muy fuerte y le envió un ángel para darle fortaleza; y así poder cumplir su propósito.

GRACIAS Jesús porque decidiste seguir la voluntad de Dios sacrificarte por nosotros y comprar nuestra libertad!

Jesús te enseña que en medio de tu prueba; cuando más angustiado estás debes orar con mayor intensidad; es de la única forma que vas a entender la voluntad de Dios; el propósito de Dios contigo. Iglesia; debemos tener una plena y constante comunión con Dios por medio de la oración; debemos depender de la oración y pedir al Espíritu Santo que nos ayude a discernir entre la prueba y la tentación. Debemos pedir al Espíritu Santo nos muestre el camino que debemos seguir para que se cumpla la voluntad de Dios.

Lucas 22:45,46 Cuando se levantó de orar y volvió a sus discípulos, los halló dormidos por causa de la tristeza. Y les dijo: —¿Por qué dormís? Levantaos y orad, para que no entréis en tentación.

Esto describe el cansancio que los discípulos tuvieron como resultado del golpe emocional, así como la tristeza que sintieron al ser informados que uno de ellos era el traidor, y de que todos abandonarían a Jesús. Los discípulos se sentían totalmente desorientados, no entendían cómo era posible que uno de ellos fuera a entregar al Maestro y que todos ellos fueran a abandonarlo. Muchas veces cuando las cosas no salen como nosotros esperamos, nos damos por vencidos, la tristeza invade nuestro corazón y esto nos impide continuar en comunión con Dios.

Pero Jesús te dice ten cuidado y mantente siempre alerta; continúa con tu oración, porque el enemigo, anda como león rugiente buscando a quien devorar. Aunque no sientas deseos de orar, debes orar.

No importa lo que esté sucediendo debes continuar con la oración porque de lo contrario no vas a superar la tentación. La oración es lo único que te va a fortalecer ante la tentación; si dejas que la tristeza te controle y te quedas dormido, no vas a poder vencer la tentación. No importa lo que esté sucediendo debes orar; debes mantener activa la línea de comunicación con el Señor; Dios va reconocer tu voz inmediatamente y va a decir fulano me está llamando.

Eso es como cuando en medio de cualquier alboroto usted reconoce la voz de su hijo; yo recuerdo cuando mi hija era una bebé y esta no hacía más que gemir en la noche, yo caía de pie para atenderla. Se podía caer la casa y yo no me levantaba; pero Eva no hacía más que gemir y yo caía a su lado. Mi oído estaba afinado para reconocer la voz de mi hija.

Iglesia, el oído de Dios está afinado para reconocer la voz de cada uno de nosotros!

La palabra dice en Jeremías 33:3 “Clama a mí y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.”

Sabes tú que cuando clamas al Señor, El responde. Sabes que en el amor grandioso de Jesús, cuando tú oras de acuerdo a la Palabra, ahí está El para responder y mostrarte las grandes obras que El puede hacer. Si estás clamando a Dios; escucha sus promesas:

“Yo les responderé aún antes de que me invoquen; mientras estén aún contándome sus necesidades yo procederé a contestar sus súplicas”. Isaías 65:24

“Cuando me llame, yo responderé; estaré con él en la angustia, lo libraré y lo honraré.” Salmo 91:15

“El Señor está cerca de cuantos lo llaman; sí; todos los que le llaman sinceramente. El cumple los deseos de quienes le temen; escucha el clamor de auxilio y los rescata.” Salmo 145:18, 19

 

Tal vez tu mamá, papá, o tal vez tu propio hijo está orando por ti, o por una persona a la cual ellos aman y no ven el resultado. Dios les dice, no desmayen, continúen esforzándose y sean muy valientes, pues Dios responde las oraciones; cuando clamamos creyendo y orando de acuerdo a la Palabra.

La Palabra de Dios dice: “claman los justos y Jehová responde.”

YO EXHORTO A QUE DE AHORA EN ADELANTE IMITES Y SIGAS EL EJEMPLO DE JESUS Y DEDIQUES TIEMPO A LA ORACION; LA ORACION ES EL ARMA QUE JESUS TE DEJO PARA VENCER LA TENTACION. EN MEDIO DE TU PRUEBA DEBES HUMILLARTE, ABRIR TU CORAZON Y PUEDES ESTAR SEGURO QUE DIOS VA RESPONDER A TU ORACION. DIOS TE VA A ENSEÑAR COSAS OCULTAS QUE TU NO CONOCES Y TE VA A DAR FORTALEZA PARA QUE PUEDAS VENCER LAS TENTACIONES QUE TE ALEJAN DE EL.

Dios sabe lo que es ser un ser humano porque ya lo fue, por lo tanto él sabe lo que es ponerse en tus zapatos. Cuando tú le dices a Dios: “Señor estoy siendo tentado, no aguanto, estoy por caer, ayúdame”, la Biblia dice que tú tienes a un sumo sacerdote llamado Jesús que participó de tu mismo cuerpo humano, que fue tentado en lo que tú puedes ser tentado y por lo tanto se puede compadecer de ti.

Él te entiende, sabe lo difícil que es para ti ser constante, estar en el Señor; Él lo sabe y por eso dice la Biblia que acudas a él para que te socorra.

“Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.” Hebreos 4:15

Iglesia; La mayoría de nosotros estamos tan ocupados durante el día que se nos hace difícil apartar unos minutos de nuestro tiempo para orar; y no precisamente para una oración breve de gratitud; sino unos momentos de genuina comunicación con Dios.

Jesús; a pesar de estar muy ocupado con las multitudes, sanando enfermos y enseñando; siempre apartaba tiempo para orar. Él quiere que sigas su ejemplo, que apartes tiempo para la oración; no importa lo ocupado que estés debes separar tiempo para la oración. Que la oración sea una parte importante en nuestras vidas.

JESUS TE INVITA A ORAR; A QUE LE PRESENTES TODAS TUS NECESIDADES Y QUE PIDAMOS CON TODA CONFIANZA. RECUERDA QUE JESUS TE VA A RESCATAR DE LA TENTACION SI VIVES COMO EL QUIERE. DIOS PROMETIO ESCUCHARTE Y VA A RESPONDER A TUS ORACIONES CUANDO Y COMO LO CONSIDERE MEJOR; DE ACUERDO A SU VOLUNTAD.

Yo te invito a que te pongas de pie y que reflexiones en el sacrificio que hizo Jesús por nosotros, que abras tu corazón y repitas conmigo la oración del Padre Nuestro.

PADRE NUESTRO QUE ESTAS EN LOS CIELOS SANTIFICADO SEA TU NOMBRE; VENGA A NOSOTROS TU REINO. HAGASE TU VOLUNTAD EN LATIERRA COMO EN CIELO. DANOS HOY NUESTRO PAN DE CADA DIA Y PERDONA NUESTRAS OFENSAS COMO TAMBIEN NOSOTROS PERDONAMOS A LOS QUE NOS OFENDEN. NO NOS DEJES CAER EN TENTANCION; MAS LIBRANOS DEL MAL.

AMEN…….

Jesús nos enseña que cuando vienen las pruebas; cuando vienen las situaciones que podrían debilitar nuestra comunión con Dios debemos orar y resistir para que se fortalezca nuestra fe. Cuando oremos, pidamos sabiduría al Padre para entender su plan para nuestra vida y aceptemos que sea la voluntad de Dios y no la nuestra. Ten cuidado, mantente alerta y continúa orando porque el enemigo anda como león rugiente buscando a quien devorar. La oración es lo único que te va a fortalecer ante la tentación; si dejas que la tristeza te controle y te quedas dormido, no vas a poder vencer la tentación. No importa lo que esté sucediendo debes orar; debes mantener activa la línea de comunicación con el Señor. Recuerda, el oído de Dios está afinado para reconocer la voz de cada uno de nosotros.

QUE DIOS LES BENDIGA,

Rudy Gordian

 

COMO TENER EXITO

Publicado el 16 Ee marzo Ee 2013 a las 0:00 Comments comentarios (0)


¿Cómo tener éxito? Josué 1:7-9

Éxito significa el cumplimiento de una meta u objetivo; y Dios desea que tengamos éxito en todo lo que hagamos.

Josué 1:7 Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.

El éxito se consigue guardando la ley (mandamientos).

Dios le da las instrucciones a Josué de cómo obtendría el éxito. No fue por medio de dinero o por su inteligencia; sino por guardar sus mandamientos. Muchas personas fracasan en diferentes proyectos que se proponen porque buscan el éxito en el dinero, placeres o en estatus sociales; Josué reconoció que sin Dios no lograría nada. Había sido testigo de las maravillas que Dios había hecho durante el peregrinaje en el desierto, estuvo al lado de Moisés y aprendió a creerle a Dios.

Josué 1:8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

El éxito se consigue guardando la Palabra de Dios.

Josué guardo la palabra de Dios y obtuvo el éxito en todas las guerras. Las metas que queremos lograr únicamente las obtendremos guardando su palabra en nuestro corazón. Muchos hombres de la Biblia obtuvieron el éxito únicamente creyendo en Dios. El mundo nos propone cosas fáciles que a la larga traen fracaso, Dios quiere que tú y yo le creamos a él que sigamos sus normas y que luchemos hasta el final.

Josué 1:9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

El éxito se obtiene siendo esforzados y valientes.

Dios le ordena a Josué que se esforzara y fuera muy valiente pues durante todo su liderazgo iba a enfrentar victorias y derrotas, su fe debería fortalecerse más para no desanimarse. En nuestras vidas tenemos altas y bajas, y muchas veces abandonamos nuestros sueños porque simplemente no obtuvimos los resultados que esperábamos. El miedo nos impide triunfar y nos desanima; Dios le recalca en muchas ocasiones a Josué que debe ser fuerte y valiente, los problemas llegan pero así como llegan se van. Depende de nosotros el seguir luchando por nuestros sueños y no dejarnos vencer por los comentarios o por los fracasos que se nos presenten. Si caemos debemos levantarnos, pues Dios nos sigue recordando que estará con nosotros siempre.

Josué había sido designado como líder de los israelitas y tenía que tomar las mejores decisiones para poder cruzar el rio Jordán. Era un hombre respetado por el pueblo, pero a la misma vez, algunos quizá deseaban su fracaso. Josué decidió creerle a Dios, seguir sus normas y cumplirlas al pie de la letra. Se necesitaba tener valor para guiar a tan grande pueblo, pero Dios estaba con Josué y todo lo que él hiciera estaría respaldado por Dios. Tú tienes la decisión de tener el éxito en tu vida. Jesús murió en la cruz para darte la victoria en tu vida. Solo tienes que creerle a Dios y seguir sus normas, no pierdas más tu tiempo en cosas equivocadas.

Adorar es una actitud...

Publicado el 15 Ee marzo Ee 2013 a las 23:50 Comments comentarios (3)

La adoración es una actitud de nuestro corazón; es reconocer la misericordia y la gracia de Dios para nosotros, es reconocer lo que Dios es y lo que ha hecho por nosotros. Es entender que sin él estaríamos perdidos. En este sentido la adoración es un estilo de vida.

Por eso es que el mejor adorador será siempre aquel que reconoce de donde lo sacó el Señor y que sin él está perdido, aquel que recuerda su pasado y sabe que sentarse a la mesa del Señor es un privilegio inmerecido. La mejor adoración siempre brotará de un corazón agradecido.

Adoración es intimidad.

Para mucha gente el adorar es incómodo y hasta cansado, pero cuando has conocido a Dios en la intimidad, serás un excelente adorador y tu adoración estará llena de gozo y deleite.

Adoración es rendición total.

De la misma manera que Jesús se entregó completamente por nosotros, así debemos entregarnos nosotros a la adoración. No puede haber adoración a medias. El verdadero adorador es aquel que se ha entregado totalmente a Dios, sin reservas, sin medidas.

Jesús dijo en Mateo 6:21:“Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”.

Cuando el Señor es nuestro tesoro, en él está nuestro corazón. En el corazón, allí está la fuente de nuestra adoración.

¡Adoración no es cantar! ¡La adoración es mucho más!

La adoración es una actitud que debe afectar todas las áreas de nuestra vida, Porque en cada acción se refleja todo lo que hemos rendido de nuestra vida con Dios.

¿Cómo adoramos a Dios?

1. Adoramos a Dios a través de la oración.

2. Adoramos a Dios al leer la Biblia.

3. Adoramos a Dios al obedecerlo.

4. Adoramos a Dios al ofrendar y diezmar.

5. Adoramos a Dios cuando servimos a otros y en la Iglesia.

6. Adoramos a Dios cuando le hablamos a otras personas de su amor.

7. Adoramos a Dios cuando somos agradecidos.

8. Adoramos a Dios cuando lo colocamos en primer lugar en todas las áreas de nuestra vida.

Juan 4:23,24 dice: Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque también el Padre tales adoradores busca que lo adoren. Dios es Espíritu, y los que lo adoran, en espíritu y en verdad es necesario que lo adoren.

No debes de alabar a Dios, en base a tus sentimientos o a cómo te sientas, si no por el hecho de que él es Dios, y digno de ser alabado. El busca a los adoradores en verdad, los que realmente tienen que agradecerle de corazón por lo bueno que ha sido con nosotros, por el amor que nos da día con día, por dejarnos ver la luz del sol nuevamente, esos corazones agradecidos son lo que Dios anda buscando y esos corazones son los que quiere que le adoren.

A Él no le agradan tantos sacrificios, sino que los sacrificios que él quiere son los de un espíritu quebrantado y un corazón humillado.

Para ser un verdadero adorador, solo basta un corazón dispuesto a rendirse a los pies del Señor en agradecimiento a pesar de las circunstancias. Un adorador toca el corazón de Dios y mueve su mano a su favor.

En manos del alfarero

Publicado el 15 Ee marzo Ee 2013 a las 23:45 Comments comentarios (2)

 

Jeremías 18:1-6 Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: “Levántate y vete a casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras. Y descendí a la casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda. Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano; y volvió y la hizo otra vasija, según le parecía mejor hacerla. Entonces vino a mi palabra de Jehová diciendo: ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? Dice Jehová: He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel."

Primeramente nosotros podemos ver en este pasaje que una de las cosas que son muy importantes, es recibir la palabra de Dios, y para poder recibir la palabra de Dios, hay necesidad de ir a la casa del alfarero.

Este pasaje bíblico habla además, de tres ingredientes: la rueda, el barro y el alfarero. La rueda simboliza en nosotros las circunstancias de nuestra vida, las adversidades que nosotros enfrentamos día tras día. El barro simboliza al hombre y el Alfarero simboliza a Dios.

Y es que todos debemos tener en mente que somos como el barro y que Dios moldeará nuestra vida cada día. Puede que en ese proceso (la rueda) haya momentos de dolor, momentos en donde aquellas áreas que necesitan mucho ser moldeadas tardarán un poco de tiempo. También hay que pasar por el horno, por el fuego (seremos probados) para que ese barro agarre fijeza y luego viene la parte de pulido, pintura y decoración.

¿En qué parte del proceso te encuentras?

Pueda que el tiempo haya pasado y tú no ves que hayan cambios en tu vida, ¡No te desanimes!, el Alfarero aún no ha terminado contigo. Hoy Dios quiere recordarte que te tiene en sus manos y que a pesar que muchas veces el proceso de transformación en nuestra vida sea doloroso, no temas ni dudes. El ha prometido terminar lo que comenzó y cuando una pieza de barro es terminada, el producto final es increíble, pues es difícil imaginarse que un poco de barro desenterrado podía llegar a convertirse en una pieza fina y hermosa.

“estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”. Filipenses 1:6

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dios toca a tu puerta hoy

Publicado el 12 Ee marzo Ee 2013 a las 23:25 Comments comentarios (4)

 

Apocalipsis 3:20 “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.”

Dios está tocando a la puerta de tu corazón hoy. Él te ama y desea lo mejor para tu vida. Dios desea llenar ese vacío que tienes en tu corazón y transformar tu vida para siempre. Dios conoce tus virtudes y tus defectos, no importa en qué condición te encuentres hoy, sólo reconoce que lo necesitas en tu vida y Dios hará la obra en ti. Dios no quiere juzgarte, Dios solo quiere bendecirte, dale la oportunidad hoy de entrar en tu corazón y dirigir tu vida.

Juan 3:17 dice: "Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él."

 

 

Ofrenda lo mejor de ti

Publicado el 21 Ee febrero Ee 2013 a las 20:10 Comments comentarios (0)


Iglesia; ¿Qué le motivo a usted ofrendar o diezmar esta noche? Auto examínese y contéstese usted mismo esta pregunta.

Esta noche vamos a ir a Malaquías y vamos a ver por qué Dios nos invita a dar nuestros diezmos y ofrendas. El libro de Malaquías es corto; consta de 4 capítulos; Yo les invito a que lo lean si no lo han leído ya; estoy seguro que Dios les va a revelar algo, Y que la próxima vez que vengan a ofrendar posiblemente vendrán a ofrendar de un modo diferente.

En el libro de Malaquías vemos que después del pueblo de Israel haber salido de la esclavitud, vuelve a Jerusalén con la percepción de que sus problemas habían acabado al ser el pueblo escogido por Dios. Una vez llegan a Jerusalén comienzan a tener dificultades; y comienzan a centrar su fe en dichas dificultades y como consecuencia, su vida espiritual comienza a deteriorarse.

La vida espiritual del pueblo de Israel; su relación con Dios, comenzó a debilitarse; el pueblo no podía ver que Dios los amase y sentían que servir a Dios no tenía recompensa; y comienzan a alejarse de los mandatos de Dios y a no cumplir con la ley. El pueblo mantenía su religión pero había perdido contacto con el Dios que era el centro de esa religión.

En estos textos bíblicos Dios utiliza a Malaquías para despertar y reprender por la infidelidad de los sacerdotes y el pueblo, al no cumplir con los mandatos; y exhortar a los sacerdotes a tomar la obediencia en serio ya que el día del juicio se acercaba por lo que tendrían que estar preparados.

En los 4 capítulos de este libro vemos una conversación entre un Dios indignado y cansado; y unos sacerdotes desafiándolo al no querer cumplir con los mandatos establecidos. Vemos a un pueblo que comienza a pensar que Dios ya no tenía cuidado de ellos y finge ignorancia y comienzan a ofender y a preguntar que dónde estaba el Dios de justicia?

Vayamos al Capítulo 3 Y veamos cómo responde Dios a través de la persona de Malaquías.

Mal 3:1 He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos.

Malaquías les dice; que vendría primero un mensajero; este mensajero sería Juan el Bautista, que haría un llamado al arrepentimiento de los sacerdotes, para cuando Dios se manifestara visiblemente; Jesús vendría primero a purificar y limpiar su templo. Malaquías hace énfasis nuevamente y les advierte: ¡HE AQUÍ QUE VIENE!, ha dicho Jehová de los Ejércitos. Ese Dios de Justicia que ustedes buscan y desean viene; y viene a hacer justicia y a poner todo en orden.

La profecía del Mesías se cumpliría cuando Dios se manifestara en la persona de Jesús y por supuesto su justicia comenzaría en el templo. Jesús vendría a juzgar personalmente a los sacerdotes de ese tiempo y pasaría juicio sobre el templo en Jerusalén. A pesar de que esta palabra está dirigida a los sacerdotes de Israel; según el Nuevo Testamento todo creyente es un sacerdote, por ende está dirigida a nosotros también.

Iglesia, nosotros somos los sacerdotes de este tiempo; somos los sacerdotes del Nuevo Pacto. La profecía del Mesías ya se cumplió y ese Dios de justicia manifestado en la persona de Jesús ya llegó. Con el sacrificio perfecto de Jesús hemos sido lavados y limpiados con su sangre, lo que nos hace aceptos para poder ofrecer un culto y ofrendas agradables a Dios.

Mal 3:2 ¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida? ¿O quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores.

Al describir la venida de Jesús con estas preguntas, Dios les advierte a los sacerdotes que cuando viniese el Dios de justicia sería un tiempo de mucha prueba, que serían tiempos difíciles donde nadie podría escapar.

En Amós 5:19 se describe ese día como: Será como el que huye de un león y choca con un oso; entra en casa y apoya su mano en la pared, y le muerde una serpiente.

Mal 3:3 Y se sentará para afinar y limpiar la plata; porque limpiará a los hijos de Leví, los afinará como a oro y como a plata, y traerán a Jehová ofrenda en justicia.

Mal 3:4 Y será grata a Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, y como en los años antiguos.

Por sus pecados, los sacerdotes en el tiempo de Malaquías estaban contaminando el culto a Dios y ofreciendo un culto que no le agradaba. El propósito de Jesús era restaurar el verdadero culto a Jehová. Jesús vendría a juzgar a los sacerdotes de ese tiempo y a restaurar su iglesia con sacerdotes fieles. Se nos revela a través de este texto bíblico que Jesús tomará su tiempo para purificarnos, que tendremos que ser pasados por el fuego; que tendremos que pasar por pruebas para quitar la iniquidad; y de esta forma poder ofrecer ofrenda limpia y grata al Señor. Somos los sacerdotes del Nuevo Pacto y Jesús nos está afinando y purificando. En medio de tus dificultades; debes cumplir con las leyes de Dios, aun no viendo resultados.

Mal 3:5 Y vendré a vosotros para juicio; y seré pronto testigo contra los hechiceros y adúlteros, contra los que juran mentira, y los que defraudan en su salario al jornalero, a la viuda y al huérfano, y los que hacen injusticia al extranjero, no teniendo temor de mí, dice Jehová de los ejércitos.

En este versículo Dios les advierte que llegaría para enjuiciar a todo aquel que no estuviera cumpliendo con los mandamientos de Dios.

Mal 3:6 Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos.

Dios no cambia, significa que ¡Dios nunca cambia acerca de juzgar el pecado! ¡Dios cumple las promesas de su pacto sobre bendiciones como sobre maldiciones! Dios les está diciendo: ustedes merecen ser destruidos, si esto no ha ocurrido no ha sido por su buen comportamiento, sino por mi misericordia. ¡Gracias Señor por tu misericordia!

Dios tenía un plan con ellos y la infidelidad del pueblo no haría fracasar ese plan. Dios nos revela que tiene misericordia de nosotros pero nos deja saber que cuando venga Jesús por segunda vez debemos estar preparados, ya que el juicio será con mayor fuerza.

Mal 3:7 Desde los días de vuestros padres os habéis apartado de mis leyes, y no las guardasteis. Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos. Mas dijisteis: ¿En qué hemos de volvernos?

Iglesia, No permitas que las dificultades te alejen de Dios; En medio de tus dificultades debes acércate más a Él y continuar sirviéndole.

En Deuteronomio 31:20 dice: Porque yo les introduciré en la tierra que juré a sus padres, la cual fluye leche y miel; y comerán y se saciarán, y engordarán; y se volverán a dioses ajenos y les servirán, y me enojarán, e invalidarán mi pacto.

Dios le reclama al pueblo de Israel sobre su infidelidad hacia Él y la desobediencia a sus mandatos. Ellos al igual que sus padres, se habían apartado de las leyes. Dios les dice que deben confesar su iniquidad y reconocer su pecado y de esa manera se acordará del pacto que hizo con sus padres de entregarle la tierra donde fluye leche y miel. Aun así el pueblo se pregunta: ¿en qué hemos de volvernos? El pueblo finge ignorancia y lleva a Dios a hacer un reclamo específico de sus pecados.

Mal 3:8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas.

Mal 3:9 Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado.

Dios hace un reclamo específico al pueblo sobre que le habían robado al no diezmar y ofrendar como lo establecía sus mandatos. Y como consecuencia el pueblo estaba bajo maldición. Dios les demanda a los sacerdotes que decidan de corazón dar gloria a su nombre, de lo contrario, enviaría maldición sobre ellos. Nuevamente el pueblo fingía ignorancia y pensaba que podía engañar a Dios ofreciéndole ofrenda sucia al llevar lo hurtado, o cojo, o enfermo al altar y por esto Dios declaró maldición. Ofrenda lo mejor de ti siempre; Dios va a reconocer cuando tu ofrenda es limpia y de corazón.

Mal 3:10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

Dios les hace una invitación al arrepentimiento y volver a una vida de obediencia; les invita a que le pongan a prueba dando sus diezmos y ofrendas para comprobar su fidelidad en bendecirles. Recuerde, el Señor nos dio: vida, salvación, consuelo, aliento, e innumerables bendiciones más como la salud, la familia, el trabajo, un hogar, el alimento. Además nos ha bendecido con talentos, tiempo y recursos que podemos ofrendarle en agradecimiento. Estamos en deuda con Él, y por eso debemos darle, no por obligación, sino por gratitud y alegría, porque Dios ama al dador alegre.

Mal 3:11 Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos.

Mal 3:12 Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos.

Vemos en estos versículos que Dios promete quitar la maldición bajo la cual estaban viviendo a consecuencia de su desobediencia, reprendiendo al devorador que eran las plagas, las pestes y la sequía, que estaban acabando con su alimento. Una vez quitada la maldición, la nación de Israel sería bendecida de tal manera que resaltaría sobre todas las naciones.

Mal 3:13 Vuestras palabras contra mí han sido violentas, dice Jehová. Y dijisteis: ¿Qué hemos hablado contra ti?

Mal 3:14 Habéis dicho: Por demás es servir a Dios. ¿Qué aprovecha que guardemos su ley, y que andemos afligidos en presencia de Jehová de los ejércitos?

El pueblo de Israel había hecho cansar a Dios y Dios los confronta y les reclama que habían hablado mal de El al decir que “Por demás está servir a Dios; ya que no veían ningún beneficio en ayunar, hacer oración y cumplir con la ley. Al parecer el pueblo estaba pasando por dificultades y su reacción era: ¿Para qué servir a Dios, si El no nos ayuda? El pueblo estaba siendo hipócrita y se engañaba ellos mismos al decir que cumplían con la ley; el ayuno y la oración que ofrecían a Dios no era de corazón; claramente se puede ver que el pueblo cumplía con la ley solamente por interés personal y por los beneficios que pudieran obtener de Dios.

Iglesia, Dios quiere que le sirvas por amor y no por interés; El quiere que lo ames porque él es el ser supremo y no por lo que te pueda dar;

Aun en medio de tus dificultades deber seguir amándolo y sacrificar alabanza aunque no veas respuesta inmediata. Dios conoce tu corazón y va a reconocer cuando tu ayuno y tu oración son sinceros y limpios.

Mal 3:15 Decimos, pues, ahora: Bienaventurados son los soberbios, y los que hacen impiedad no sólo son prosperados, sino que tentaron a Dios y escaparon.

El pueblo pensaba que a los impíos les iba mejor y equivocadamente pensaron que era mejor ser impío y no cumplir con la ley. Esto le sucedió al pueblo de Israel y aun en nuestro tiempo muchos de nosotros pensamos de la misma forma; no entendemos por qué Dios hace llover sobre buenos y malos. El enemigo nos hace pensar de esta forma, y nos enfocamos en lo material y las dificultades, lo que nos hace apartarnos de Dios y no cumplir con sus mandatos; nos impide reconocer las bendiciones realmente importantes.

Mal 3:16 Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre.

En este versículo Dios reconoce a los fieles que estaban pasando por las mismas dificultades y que decidieron hacer todo lo contrario y hablar bien de Dios al pueblo. Dios reconoce a estos fieles y sus acciones quedarían grabadas para cuando El viniese a hacer justicia.

Mal 3:17 Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve.

Mal 3:18 Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.

Dios les dice a los sacerdotes que solamente aquellos fieles que guardaran el pacto serían escogidos como su pueblo y en el día de su venida serian recompensados; Dios sería compasivo y clemente; y los perdonaría por el hecho de haberlo honrado. Es entonces cuando aquellos que se negaron a guardar sus mandatos reconocerían lo equivocados que estaban al pensar que no había ningún beneficio cuando se sirve a Dios y por supuesto, verían la diferencia entre el que le sirve y el que no le sirve.

Iglesia, Dios tiene muchas razones para pedirnos que demos.

Primero, al devolver una parte de nuestro dinero al Señor, estamos reconociendo que todo le pertenece a Él. Segundo, dar es una manera de obedecer. Tercero, cuando damos para un ministerio o para ayudar a los necesitados, participamos en la obra del reino, lo cual es motivo de alegría. Cuarto, nuestras ofrendas le permiten a Dios revelar Su carácter; cuando mostramos generosidad, Él provee fielmente para nuestras necesidades y nos bendice con abundancia.

Dios nos dice que si damos recibiremos más a cambio: “Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir” (Lucas 6:38).

El plan de Dios en cuanto al dar, requiere que dependamos de Su revelación, no de nuestra razón. La lógica nos dice que debemos ver cuánto tenemos en la cuenta bancaria antes de decidir cuánto podemos diezmar. Pero la Biblia dice que todas las riquezas son del Señor, y que debemos darle a Él los primeros frutos de nuestro trabajo. Cuando obedecemos, confiamos en que Él cuidará de nosotros, lo que a veces significará ignorar lo que tiene lógica, humanamente hablando.

Pero Dios no siempre nos da de la manera que esperamos y confiamos, sino que satisface nuestras necesidades y nos bendice de la forma que Él sabe que será lo mejor para nosotros.

Cuando enfrentamos circunstancias de tipo económico, podemos sentirnos tentados a justificar el no diezmar u ofrendar. Pero Dios, que entiende la situación perfectamente, exige que le demos no de lo que nos sobra, sino de lo que nos falta.

Veamos el ejemplo de la viuda:

Marcos 12:41-44 Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho. Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante. Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.

Ante los ojos del Señor el valor de la ofrenda de la viuda fue mayor que el de la ofrenda de los ricos. Todos dieron de lo que les sobraba, lo que para ellos no representaba ningún sacrificio. Jesús reconoció la ofrenda sacrificada de la viuda, quien dio todo lo que tenía confiando en que Dios le supliría. La viuda dio de lo que necesitaba y dependía para seguir viviendo, solo por gratitud.

A Dios no le interesa si das mucho o poco, a Dios lo que le interesa es si tu ofrenda es honesta y de corazón.

Pídale a Dios que le revele todo lo que le esté impidiendo dar, y le muestre qué quisiera Él que usted diera, y que le dé la valentía para obedecerlo. Después de hacerlo, espere con gozo Sus bendiciones.

Pero no debemos confundir las bendiciones con riquezas, porque las riquezas que se pueden obtener en este mundo, no se comparan a la vida eterna que podemos obtener cuando cumplimos con los mandatos de Dios y ofrendamos con un corazón alegre.

Por: Rudy Gordian

 

 


Rss_feed